Construyendo una agenda municipal migrante

Construir una agenda municipal  de y para los migrantes en específico  implica tener una idea del terreno que estaría pisando por los próximos 3 años  el nuevo alcalde del municipio de Durango.

La migración nunca  ha ido de la mano con ningún nivel gubernamental y menos cuando ésta no había sido considerada  como hasta ahora como parte de la seguridad nacional y con afectaciones a la economía del país, a excepción por supuesto de las benditas remesas.

Por años,  nuestra entidad había pasado desapercibida en el rubro migratorio y de cuando en cuando sobresalía de entre  las noticias alguna detención de transmigrantes que hacía brillar de manera momentánea la esfera oficial.

Al mismo tiempo,  el papel de los mexicanos en el exterior libraba luchas por sus  derechos donde el voto en el extranjero,  el respeto a los derechos humanos, el permiso temporal de internación de vehículos,  la lucha contra la discriminación  y  mejor trato en los consulados, que  más que derechos eran calificados estos  como un capricho por sus  mismos nacionales.

Pero el panorama cambió y muy a los pesares de cuantos le negaron su lugar en el devenir, la movilidad humana ahora ocupa titulares nacionales e internacionales y con ellos también sus consecuencias.

Es por ello que hoy este punto debe ser un tema obligado a incluir y ser parte de las  responsabilidades con las que lidiará este nuevo gobierno municipal ,si realmente quiere gobernar tanto para los que están aquí como para los que aportan al sustento de sus comunidades de origen.

Si bien es cierto Durango está en el lugar 19 como estado en la recepción de remesas, y como municipio en el primer lugar de su estado, esto no le resuelve en nada la situación.

El monto registrado para Durango en el primer trimestre del año es de 173 millones 896 mil dólares, y el municipio con el mismo nombre recibió 59 millones 3336 mil dólares, cantidades nada despreciables pero poco aprovechadas, pues todo el dinero se va a gasto corriente  y con una clara ausencia de cultura financiera de parte de sus beneficiarios.

La lista sigue,  los últimos dos meses han llegado a Durango más de 300  deportados, en total al cierre de junio son 1,395. Antes lo que de alguna manera salvaba la situación era el Fondo de Apoyo a Migrantes que distribuido, no de acuerdo a las reglas de operación establecidas sino a capricho de las responsables por ejecutar dicho programa el recurso se atomizaba  en aras de que “alcanzara” para más beneficiarios, sin embargo  el objetivo no se cumplía, pues lejos de ser un verdadero apoyo que buscara generar una oportunidad de reinserción a la vida económica del municipio lo convirtió en una herramienta asistencialista.

Ahora estos recursos, han sido enviados para ayuda humanitaria pretendiendo así dar solución a un problema migratorio que no es solo parte del triángulo norte de Centroamérica y de sus gobiernos, es también del propio México y de su alto nivel de corrupción y resultado de malas de decisiones gubernamentales.

Otro más; los mal llamados clubes espejos o contralorías sociales nunca o casi nunca han sido convocados para realizar un verdadero trabajo y construir lazos entre las comunidades de origen, clubes de servicio e instituciones gubernamentales y solo han sido citados para el desahogo de compromisos hechos en campaña, pero también para justificar así los requisitos a cumplir en la ejecución de los diversos programas federales en los que todavía hasta el pasado 31 de diciembre del 2018 los migrantes pudieron participar.

En cuanto al  Programa 3×1; hace apenas unas semanas Bienestar Nacional dio contra la puerta a los migrantes al decir que ellos no estaban en la agenda presidencial, y este programa a pesar de haber sido muchas veces ultrajado por ambas partes, (gobierno y migrantes),  en esencia es noble, habrá que buscar como sustituir o librar el obstáculo de la ausencia federal para generar obras de infraestructura y  donde la filosofía del programa prevalezca, es decir que las obras sean elegidas por los migrantes y no por caprichos o motivaciones de orden electoral, pues no hay que olvidar que esta había sido la vía para el logro de obras para sus propias comunidades.

Uno más en la lista: falta de representación jurídica de los connacionales en el extranjero, aunque hace unos días se anunció el incremento en asesores probono hasta en un 140 %, siguen familias del municipio de Durango  clamando por apoyo legal para sus familiares detenidos en cárceles de Estados Unidos, así como de menores duranguenses en centro de detención  de ese país.

La lista sigue y esto tiene que ser por lo menos una vez escuchado y analizado en su justa dimensión, y es algo que jamás los funcionarios  de cualquier nivel han podido entender, el migrante no viene a pedir, quiere ser escuchado y dependiendo de la respuesta de esta escucha será el resultado hacia su país.

La problemática es muy larga así como también la de los buenos deseos, y si ambas se conjugan habría posibilidades de tener resultados a mediano y largo plazo.

No es un secreto que durante años los connacionales han sido objeto de uso de muchos funcionarios federales, estatales y municipales, así también este concepto ha sido el trampolín para que, tanto del lado gubernamental como de los migrantes aprovechen la ocasión y se hayan beneficiado, ya sea con obras, negocios por debajo de la mesa o buscar un puesto público aduciendo que por los migrantes dan el todo por el  todo.

Ejemplos los hay, como el que aprovechando los programas federales algunos personajes lograron beneficios personales, así como también la inclusión de familiares en proyectos que en poco o en mucho les tocó parte de una rebanada del pastel.

Pero, ¿podrá más la necesidad de los mismos connacionales por buscar soluciones a sus demandas o será más fácil diseñar un escenario donde se dé la bienvenida con la toma de fotografía para luego sólo dejar a un lado las verdaderas necesidades tanto de los que están en el extranjero como a sus comunidades de origen  y solo ser parte del momento histórico?

 Por lo pronto, Jorge Salum del Palacio  tendrá la oportunidad de escuchar y valorar a dos comunidades, muy distintas pero similares a la vez,  los Ángeles este sábado 13 de julio en  las oficinas de representación  y en  Chicago este martes 16 de julio respectivamente; cada una con sus particularidades pero con un objetivo en común: buscar el progreso de Durango y sus comunidades de origen.

No será suficiente el solo avalar la visita  a través de una dependencia gubernamental y cobijar con invitados especiales y de relleno, hoy si  se requiere que sean verdaderos duranguenses que sepan, conozcan y expresen de manera abierta su sentir  y exijan la participación del municipio y de paso el cumplimiento de promesas hechas en campaña que datan desde inicios del gobierno estatal.

Por Luis Ángel Galván Peimberth

enlacemagazine@hotmail.com

Deja un comentario