México vive una crisis humanitaria

La contención como método de frenar el flujo migratorio indocumentado ha dejado saldos.

De enero a noviembre del 2019, han sido presentado y devuelto 179 mil 325 personas que ingresaran por la frontera sur del país.

Rodrigo Abeja Pineda, del equipo de monitoreo de la organización Pueblo Sin Fronteras en Tapachula Chiapas, vía telefónica desde Tapachula, Chiapas narró  la situación que se vive en estos momentos en la frontera sur de México con Guatemala  y la calificó de tensa.

“Nos preocupa que esto se desborde y pase de empujones a algo más grave; la gente tiene hambre y viene huyendo de la violencia, y la Guardia Nacional  los ha contenido de una forma brutal y aunque  en parte el gobierno ha logrado su cometido esto no parará porque la violencia y la pobreza los ha corrido de sus hogares”.

En contraste con la frontera sur, el número de mexicanos deportados de Estados Unidos, fueron 193 mil 274.

Ambas fronteras presentan una situación en común: la urgente necesidad de atender la movilidad humana en sus diferentes facetas.

Para Eunice Rendón, experta en migración y seguridad fronteriza,  México está viviendo una crisis humanitaria con varias caras.

“Lo que se vive en la frontera norte y sur de México es un poco caótico, y donde pareciera que Estados Unidos ya no va a dar ningún asilo, en los últimos reportes son más de 66 mil los solicitantes y sólo han dado 11 asilos, es muy poco realmente”.

Rendón dijo que “en la frontera norte hay varios  factores que influyen gravemente: el 2019 como el año más violento con más de 35 mil muertes,  más de 200 mil deportados mexicanos llegando por la frontera norte y el Remain México generan un caldo de cultivo y donde no hay suficientes recursos para atender a  este tipo de necesidades de una forma más holística, humanitaria e integral.

“Tener a Guatemala como tercer país seguro lograría que Estados Unidos ya no otorgue asilo, y esto afecta mucho a México pues de ser un país de paso se convierte en uno de recepción, quienes llegan a este país vienen huyendo de la pobreza y la violencia”. Esto, dijo,  “poco ayuda porque afecta a su debido proceso porque no se lleva a cabo como debe de ser pues las audiencias se llevan a cabo en carpas, o por televisión y en ocasiones les avisan 4 horas antes”.

En el caso de la frontera sur, señaló la intervención de la Guardia Nacional con una intervención de forma más dura y con la contención de los migrantes

Y la cara triste de la migración, apuntó Rendón son los niños; “son caravanas con muchos niños, y  familias, estas  son situaciones que violan los derechos  de los migrantes”.

Dijo además que está ganando la presión de Estados Unidos y perdiendo la vocación de gobierno, “cualquier país que fuera vecino de este EU no la tendría fácil, pero se tiene ver como nivelar la balanza porque estamos como rehenes de ese gobierno”.

Preguntada si la GN es el medio adecuado para frenar el flujo migratorio, Rendón respondió, “creo que no es lo correcto, hay que retomar la visión que ha señalado el canciller Marcelo Ebrard y el comisionado del INM, sí de tener una presencia de la GN, pero no de esa magnitud, sí un ejército pero de funcionarios que atiendan cada uno de los casos y determinar quién requiere de visa humanitaria, solicitud de asilo, etc.”.

Por Luis Ángel Galván

enlacemagazine@hotmail.com

Deja un comentario