Pandemia incrementa la discriminación hacia personas de la diversidad sexual

Mónica Maccise, titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en México, informó que durante la pandemia de coronavirus y la contingencia sanitaria decretada por el gobierno federal, se vive un aumento en la discriminación hacia personas de la comunidad LGBTTI, por lo que hizo el llamado, no sólo a aplanar la curva de contagios, sino también la del rechazo a este sector de la población.

                De acuerdo a datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis), la directora del Conapred dio a conocer que en el país 4 de cada 10 personas “no estaría de acuerdo en que su hija/o se casara con una persona del mismo sexo”; además, un 36% dijo que “no rentaría una habitación a una persona trans y 32% a una persona lesbiana o gay”. Asimismo, 4 de cada 10 “no les gustaría que una persona gay o lesbiana fuera electa para la Presidencia de la República”.

                Con datos de la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género (Endosig), destacó que por la situación que se vive en su casa, 3 de cada 10 personas que pertenecen a la diversidad sexual tuvieron que dejar su casa antes de ser mayores de edad, algunos, desde los 12 años o edades más tempranas, lo que obviamente los enfrenta a una serie de peligros. Además, 3 de cada 10 reportaron haber vivido alguna agresión física en la escuela por su orientación sexual. Un 50% de los encuestados reportó que se le negó alguna oportunidad de trabajo o un ascenso, por estos motivos.

                Un dato que subrayó, fue que un 49% prefiere ocultar su orientación sexual o identidad de género al momento de acudir al médico, lo que sigue sucediendo en estos momentos de contingencia sanitaria, por lo que manifestó, existe un protocolo de atención para que en el sector Salud se respete en todo momento a estas personas, y por ningún motivo se les niegue la atención.

                Las quejas que más reciben en el Conapred en este momento son “Dichos discriminatorios por parte de líderes religiosos”, “Jóvenes que enfrentan hostilidad en el hogar” y “Despido laboral por revelar condición de vivir con VIH”. En este sentido, Mónica Maccise explicó que en estos momentos, muchas personas de la diversidad sexual regresaron a sus hogares familiares durante la cuarentena, por ello, los casos de discriminación y rechazo han aumentado, y es que durante otros momentos tienen la oportunidad de salir con personas de este mimos grupo, y ahora se encuentran solos frente a sus familias, y en muchos de los casos, no han comentado con ellos sus preferencias sexuales. “Muchos de ellos y ellas regresaron a sus hogares de origen, donde no son aceptados, son rechazados o su familia no conoce su identidad de género. Se ha vuelto complicado, hemos dado bastantes orientaciones en ese sentido y nos damos cuenta de que es algo que está ocurriendo mucho en los hogares”, señaló.

                Esto, destacó, los coloca en una posición complicada en estos momentos, ya que muchos manifiestan “mayor afectación económica por falta de acceso a empleos formales y bien remunerados”, “mayor exposición a violencia por la persistencia de prejuicios en los hogares” y “mayor temor por posible discriminación si se requiere atención médica o cuidado crítico”.

                Ante esto, el protocolo para trabajadores de la salud incluye: “Trato incluyente, sin expresiones homofóbicas, lesbofóbicas, transfóbicas o bifóbicas”; “Registrar desde el inicio el nombre y género con el que las personas trans se identifican”; “Preguntar sobre orientación sexual sólo si es necesario, de manera sensible” y “Facilitar, en la medida que sea posible, que personas de confianza (p. ej. Pareja del mismo sexo, familia social) pueda acompañar tomas de decisiones”.

                Desde el pasado fin de semana, informó la funcionaria, se puso en marcha una campaña para “bajarle a la curva de las fobias”, que es también un trabajo prioritario para el gobierno federal con miras a su agenda 2023, en la que se espera reducir a un punto mínimo la situación de discriminación que vive la comunidad LGBTTI en México.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especal/Enlace magazine

Deja un comentario