Una mujer mexicana que residía legalmente en Mission, Texas, y su hijo, que es ciudadano estadounidense, fueron sentenciados hoy por tráfico sexual de una joven.

Rita Martínez, de 65 años, fue sentenciada a 360 meses de prisión, se le ordenó pagar más de 840.000 dólares en restitución y entregar su casa y su bar al gobierno. Genaro Fuentes, de 41 años, hijo de Martínez y coacusado, fue sentenciado a 72 meses de prisión y se le ordenó pagar 20.000 dólares en restitución.

“El Departamento de Justicia está comprometido a identificar y procesar a los traficantes sexuales comerciales parásitos, como los acusados ​​aquí, que utilizan la promesa de Estados Unidos para atraer a mujeres y niños vulnerables a los Estados Unidos y luego obligarlos a realizar actos sexuales comerciales”, dijo el Fiscal General Adjunto. Kristen Clarke de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia. “Centraremos toda la fuerza de nuestra autoridad legal en prevenir y castigar la trata de personas y buscar la restitución para las víctimas de estos crímenes atroces”.

“El modelo de negocios de Martínez que duró décadas fue simple pero malvado: viajar a México, atraer a niñas pobres a cruzar la frontera con falsas promesas de una vida mejor y luego obligarlas a participar en actos sexuales con los clientes masculinos de su bar”, dijo US Abogado Alamdar S. Hamdani para el Distrito Sur de Texas. “Martínez trató a las víctimas como bienes muebles, mientras las encarcelaba física y psicológicamente. La sentencia de hoy garantiza que la única persona que quedará encarcelada, durante las próximas décadas, será Martínez y envía un mensaje contundente a los traficantes de personas que trabajan como propietarios de bares: ustedes son los siguientes”.

“La sentencia de hoy garantizará que personas como Rita Martínez ya no puedan victimizar a nadie en circunstancias vulnerables o desesperadas”, dijo el agente especial interino a cargo Doug Olson de la División del FBI en San Antonio. “Queremos agradecer a nuestros socios de la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas (TABC) por su continua ayuda para llevar a depredadores como este ante la justicia”.

Según documentos judiciales, Martínez operaba un bar conocido en varias ocasiones como Perez Lounge, Rita’s Lounge y Rita’s Sports Bar. Desde la primavera de 2005 hasta el otoño de 2006, la joven de 16 años vivió con Martínez y trabajó en el bar. Martínez hizo arreglos para que la joven participara en actos sexuales comerciales con hombres que eran clientes del bar. Martínez también aceptó dinero de estos clientes antes de permitirles sacar a la joven del bar para practicar sexo comercial. Martínez aplicó el dinero que recibió de los compradores de sexo comercial a la deuda de contrabando que le impuso a la víctima menor para transportarla de México a Estados Unidos.

De la redacción

@enlacemagazine

Deja un comentario

Translate »