Hace unos minutos, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos da a conocer el discurso hecho por Merrick B. Garland, Fiscal General en el diálogo de alto nivel sobre seguridad entre Estados Unidos  y México, donde las armas y el fentanilo fueron prioridades en el diálogo de seguridad entre ambos países; así también Galand agradeció la extradición de Ovidio Guzmán.

 

Aquí el texto completo:

“Quiero agradecer a nuestras contrapartes gubernamentales y policiales por darnos la bienvenida a la Ciudad de México.

Estamos aquí hoy porque los desafíos compartidos que enfrentan Estados Unidos y México no podrían ser más urgentes.

Estoy aquí para representar a los hombres y mujeres del Departamento de Justicia de los Estados Unidos que trabajan incansablemente en tres desafíos centrales que discutimos hoy: el fentanilo, el tráfico de armas de fuego y el tráfico de personas.

Primero, nos enfrentamos a los peligrosos cárteles del narcotráfico que son responsables de la muerte de ciudadanos estadounidenses y mexicanos.

El fentanilo que estos cárteles producen y trafican es la amenaza de drogas más mortífera que jamás haya enfrentado Estados Unidos.

Para combatirlo, vamos a perseguir cada eslabón de las redes de tráfico de fentanilo de los cárteles, en cada etapa y en cada parte del mundo.

Por eso, a principios de esta semana, anuncié cargos contra ocho empresas con sede en China y 12 de sus ejecutivos, por delitos relacionados con la producción, distribución e importación de fentanilo, otros opioides sintéticos, metanfetaminas y sus precursores químicos. Sabemos que la cadena de suministro mundial de fentanilo, que termina con la muerte de estadounidenses, a menudo comienza con empresas químicas en China.

A principios de este año, anuncié cargos contra 23 miembros, asociados y líderes del Cartel de Sinaloa por su papel en la dirección de la operación de producción y tráfico de fentanilo más grande, violenta y prolífica del mundo.

Hace apenas tres semanas, Ovidio Guzmán López, líder del Cartel de Sinaloa e hijo de El Chapo, fue extraditado de México a Estados Unidos. Es uno de más de una docena de líderes de cárteles que hemos acusado y que han sido extraditados a Estados Unidos. No será el último.

Agradecemos a nuestros homólogos mexicanos por esa extradición. Reconocemos que estos cárteles están aterrorizando a las comunidades mexicanas. Y reconocemos que esta acción no hubiera sido posible sin el sacrificio de las fuerzas del orden y los militares mexicanos que dieron sus vidas en busca de justicia.

Y apenas la semana pasada, el trabajo conjunto de nuestros países también resultó en otro arresto crítico. El jueves pasado, presentamos cargos contra un acusado en relación con el horrible envenenamiento con fentanilo de cuatro niños en una guardería en Nueva York. Uno de esos niños, que apenas tenía un año, murió trágicamente. Nuestros homólogos de las fuerzas del orden mexicanas nos ayudaron a garantizar que el acusado enfrentará la justicia en los Estados Unidos.

Nuestros agentes y fiscales del Departamento de Justicia trabajan todos los días para sacar el fentanilo de nuestras comunidades y llevar ante la justicia a quienes lo ponen allí.

En segundo lugar, el Departamento de Justicia está luchando contra el tráfico de armas de fuego de Estados Unidos a México que sabemos ayuda a armar a estos cárteles.

Estamos aprovechando las nuevas autoridades que nos concedió el Congreso de los Estados Unidos para procesar a los traficantes de armas y confiscar armas ilegales.

Según esas nuevas disposiciones, apenas el mes pasado acusamos y arrestamos a siete acusados ​​en Texas por comprar más de 100 armas que luego fueron traficadas a México.

El mes anterior, acusamos a cinco acusados ​​en Carolina del Norte de conspiración para contrabandear armas ilegalmente a México, incluidos rifles estilo AK-47.

En julio, un acusado fue sentenciado a prisión federal por intentar contrabandear miles de cartuchos de municiones desde Estados Unidos a México.

Y seguimos desbaratando el tráfico de armas de fuego a través de nuestra Operación Hacia el Sur. Esa operación incluye nueve grupos de trabajo de múltiples agencias contra el tráfico de armas de fuego a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

En tercer lugar, estamos desbaratando las operaciones de tráfico de personas que ponen en riesgo la vida de las personas con fines de lucro y violan nuestras leyes.

En 2021, dirigí la formación de la Fuerza de Tarea Conjunta Alpha, una colaboración entre los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, para atacar a los grupos de tráfico de personas más prolíficos y peligrosos.

Desde entonces, hemos realizado más de 260 arrestos nacionales e internacionales y hemos obtenido más de 150 condenas por cargos de tráfico de personas.

Todos reconocemos que estos desafíos son de suma importancia y urgencia para los ciudadanos de nuestros dos países. Espero intensificar nuestros esfuerzos para cumplirlos”.

De la redacción

@enlacemagazine

Deja un comentario

Translate »