El incremento en el número de solicitudes de asilo a los Estados Unidos ha provocado la implementación de medidas que permiten acelerar los procesos de audiencia para los potenciales beneficiarios, y donde el miedo creíble es la antesala que podría definir la admisión o deportación del posible beneficiario.

Una temor o miedo creíble de persecución es una “posibilidad significativa” de que el solicitante pueda demostrar en una entrevista sobre méritos de asilo ante un oficial de asilo o en una audiencia ante un juez de inmigración, que ha sido perseguido o tiene un temor fundamentado de que si es devuelto a su país será perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, membresía en grupo social particular, u opinión política.

De acuerdo a un reporte de TRAC, (Transaccional Records Clearinghouse por su nombre al inglés), una organización de recopilación, investigación y distribución de datos de la Universidad de Syracuse, recientemente dio a conocer en un reporte que durante los últimos 25 años los jueces de inmigración, (IJ, por sus siglas al inglés), han escuchado más de 100,000 casos de miedo creíble.

Las audiencias de estos casos determinan si el migrante tiene un temor creíble de persecución o tortura si regresa a su país de origen.

A menos de que el migrante pase esta evaluación, el solicitante será deportado inmediatamente; en cambio si el migrante pasa esta evaluación entonces, solo entonces tendrá la oportunidad de que sea escuchada formalmente su solicitud de asilo.

El asilo es una forma de protección que los inmigrantes que creen que enfrentan persecución pueden solicitar legalmente en las fronteras de los Estados Unidos o dentro del país.

Los casos de asilo pueden ser extremadamente complejos y están influenciados por historias de vidas complejas, contextos políticos y sociales fuera de los Estados Unidos.

Dada su naturaleza crítica, estos casos reciben prioridad en el expediente de la Corte y van al principio de la fila. Allí se deciden rápidamente.

En promedio, estas decisiones se toman dentro de los diez días. En febrero de 2023, los casos tardaron un promedio de solo cinco días

La cantidad de casos de miedo creíble han ido en aumento; en el 2010 los casos superaron los mil por año; en el 2014 llegaron a más de 6 mil; y en el 2019 superaron los 12 mil.

 

El hallazgo de temor creíble no significa que a la persona se le conceda asilo; más bien, una determinación de temor creíble es un paso inicial para decidir si el inmigrante debe o no tener la oportunidad de una audiencia de asilo completa.

De no pasar favorablemente esta segunda audiencia, el solicitante de asilo está sujeto a la deportación inmediata.

Cuando Donald John Trump asumió el cargo pidió a los jueces de inmigración elevar el nivel de pruebas en las entrevistas de miedo creíble; como consecuencia de ello en el2018, tasa de audiencias se redujo cayendo de un 28 hasta un 21 por ciento.

Durante los dos primeros años de la Administración de Joseph Biden Jr. La tasa de audiencias se mantuvo entre el 30 y 31 por ciento, pero hasta ahora, en el 2023 ha caído significativamente hasta llegar al 24 por ciento.

Decisiones de asilo por nacionalidad

El reporte de TRAC explica que las condiciones prevalecientes de diferentes países son factores importantes que influyen en las decisiones de los jueces.

Si bien los solicitantes de asilo provienen de casi todos los países, durante el año fiscal 2021 hubo al menos 100 solicitantes de asilo de 21 países. Todas menos cuatro de estas nacionalidades vieron un aumento en las tasas de concesión, y todas menos una, Cuba, también vieron un aumento en el número total de personas que recibieron asilo durante el año fiscal 2022.

Por Luis ángel Galván Peimberth

@enlacemagazine

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Translate »