Lo anterior fue ratificado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto que modificó Telecomm a Financiera para el Bienestar, el cual señala entre otras cosas, “que, para mejorar y extender sus servicios a un mayor número de personas, principalmente las radicadas en aquellas comunidades excluidas por la banca tradicional, resulta natural ampliar la oferta con créditos, promoción del ahorro y reforzamiento del giro internacional (remesas), por lo que es benéfico, técnica y económicamente, aprovechar la infraestructura y cobertura actual, a efecto de llegar a la población objetivo”.

Luego de revisar los estatus del banco y con base en la Ley Federal de Austeridad Republicana, que en su artículo 13 expresamente señala que queda prohibida la duplicidad de funciones en las unidades que conforman la Administración Pública Federal (APF), el Banco del Bienestar tomó la decisión de salir del mercado de remesas.

Ante ello, el banco de los mexicanos informa que no está recibiendo remesas de ningún banco, remesadora o integradora. Es falso que Wells Fargo haya decidido dejar de operar su servicio a través de esta institución, ya que fue una decisión tomada por el propio Banco del Bienestar para evitar la duplicidad de funciones con la Financiera para el Bienestar.

El banco social más grande de México precisa que no se trata de una decisión repentina, pues desde diciembre pasado el Banco del Bienestar se puso en contacto con las remesadoras para notificarles su salida del mercado de remesas, con el fin de que éstas pudieran tomar previsiones. El objetivo fue tener una salida gradual y ordenada que no afectara a los beneficiarios o clientes de remesas.

Enfoca Banco del Bienestar sus esfuerzos en la bancarización de beneficiarios de programas sociales

La decisión de no participar en el mercado de remesas permite al Banco del Bienestar centrar sus esfuerzos en los dos principales objetivos trazados por el Gobierno de México, que son el plan de expansión para concretar la red de sucursales más grande del país y bancarizar a beneficiarios de los programas sociales.

El Banco del Bienestar tiene la meta de llegar a 25 millones de mexicanos y trabaja para lograr que todos y cada uno de ellos cobren sus recursos mediante la tarjeta del Banco del Bienestar, es decir, que cada beneficiario reciba sus apoyos, becas o pensiones sin intermediarios.