Salud de migrantes en retorno sujeta a factores que condicionan su salud

Aunque la esperanza de vida en los hispanos es superior a la de los demás grupos raciales en Estados Unidos, muchos de ellos cuando regresan a sus países de origen, vienen acarreando una serie de enfermedades que en condiciones normales y con atención médica oportuna y especializada podrían ser llevaderas. Sin embargo, muchos de ellos a falta de recursos, una pensión o servicios médicos básicos enfrentan una difícil situación para recibir atención de salud.

Según Statista.com una plataforma de investigación enfocada en registrar los eventos demográficos a nivel mundial dice que en el 2020, el Buró del Censo de Estados Unidos reportó 59 millones de latinos y donde el 62 por ciento de ellos son de origen mexicano.

Para Telesforo Ramírez García, catedrático del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, (CONACyT) de la Universidad Autónoma de México, (UNAM), las condiciones en las que muchos migrantes regresan traen aparejadas una serie de factores que condicionan el futuro de su salud.

“Cuando vienen muchos migrantes y llegan con enfermedades avanzadas y no se atendieron por falta de acceso a servicios de salud en otro país como Estados Unidos, en muchos de los casos”, dijo, “este servicio es privado y no cuentan con el recurso para poder atenderse”.

Ramírez García señaló que muchos de estos eventos de salud deberían ser atendidos por clínicas de especialización; “por eso es bien importante que nuestros migrantes deben ser monitoreados para saber en qué condiciones llegan y poder tener una mejor realidad de la situación”.

Preguntado en relación a estadísticas de población migrante tanto en aquel país como la de retorno y las condiciones de salud en las que estos se encuentran, el investigador explicó que, “migran en general los más fuertes, los más sanos; hay un proceso de selectividad pero esa selectividad en términos de capital humano  se va perdiendo con el tiempo  porque asimilan a los hábitos  y costumbres de una sociedad que muchas veces  son perjudiciales para su salud”, y agregó, “conforme va avanzando la edad van adquiriendo enfermedades que son típicas de la edad”.

Señaló que el patrón de enfermedades en la comunidad migrante mexicana es la alta prevalencia de diabetes, hipertensión, alto colesterol y  tabaquismo.

En cuanto al índice de mortandad es menor que la de los nativos blancos, sin embargo, antes del 2010 la población mexicana se renovaba constantemente pues llegaban a cierta edad y decidían regresar definitivamente y llegaba gente nueva, entonces cuando hacían estudios tomaban a la población más joven con condiciones de salud mas buenas y esto proyectaba una mejor esperanza de vida.

Pero lo que se ha visto, dijo, es que ya no va tanta migración como antes, “ya no se va renovando ese stock que había antes”.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés) señaló que el promedio de vida en el grupo racial de los latinos  es de 81,8 años.

Dijo  Ramírez García que esta disminución es debida a las diversas políticas de migración implementadas por Estados Unidos por la migración irregular.

Así también citó a la violencia como un factor que influye, ya sea salir de México o en su caso abandonar la idea de regresar a su país.

Agregó que la población mexicana en este momento en su mayoría es joven “y ya no tiene las mismas necesidades de presiones de un empleo y es más fácil que puedan acceder a un servicio educativo en ese país comparado con quienes estuvieron antes en ese país”.

Finalmente, Ramírez García apuntó que las oportunidades laborales en este país se han incrementado un poco más lo que ha disminuido la migración y con ello, “se rompe el rito de que saliendo de la secundaria tenían que emigrar a los Estados Unidos en busca de oportunidades”.

Por Luis Ángel Galván Peimberth

@enlacemagazine

 

 

Deja un comentario