Ante contingencia sanitaria, incierto el futuro laboral para recién egresados

Los estudiantes graduados durante el año 2020 avizoran una total incertidumbre,
comenzando por el hecho de concluir sus clases sin una fecha definitiva, ni una celebración para cerrar su ciclo como educandos  y cómo integrarse al mundo laboral.

Según datos del Instituto Tecnológico de Durango (ITD) 571 estudiantes se graduaron de las diferentes especialidades el pasado febrero. Las cifras del IMSS reportan una caída de 130 mil empleos entre el mes de enero y febrero del 2020. De acuerdo con el observatorio económico de México, ¿cómo vamos?, la meta de empleos generados para poder incorporar a la población económicamente activa que se agrega debería de ser de alrededor de 100,000 empleos mensuales o 1.2 millones por año. 

Adriana Díaz Ortiz se graduó de Licenciada en informática del Instituto Tecnológico del Salto, el día 23 de marzo cuando fue decretada la pandemia.

 Adriana ya no estaba asistiendo a clases pero realizaba los trámites para su examen profesional, mismo que se realizaría de forma presencial con las medidas sanitarias pertinentes y a puerta cerrada, pero debido al aumento de casos en la ciudad,  fue notificada a través de un mensaje que  éste sería en línea el jueves 25 de junio.

Jessica Olvera Rocha egresó de la carrera de Contador Público Auditor de la Universidad Autónoma de Durango, (UAD), junto con otros 25 compañeros, de los cuales solamente 17 lograron concluir la carrera.

“Fue un proceso difícil cuando inició la pandemia en el mes de marzo, ya que yo aún estaba en clases presenciales con regularidad”.

Previo a esto el 17 de marzo la  UAD  envió un comunicado donde se les informó que a partir del día 21 de marzo las clases siguientes serían de forma virtual. Ahí mismo les indicaban también la probable fecha de regreso, la cual nunca llegó por las circunstancias de la pandemia.

Ante esto, las evaluaciones se mantuvieron virtuales hasta concluir la carrera.

Jessica  tenía una ventaja: ya había concluido sus prácticas y servicio social, así que no tuvo problema, al menos en esa área.

Ángel Rodríguez Adra se desempeña como profesor de inglés, en su área considera que “a través del método de enseñanza virtual, una de las grandes ventajas que tiene es que los alumnos trabajan a su ritmo y a su tiempo, es decir, que no existe una hora fija en la que tengan que estudiar, y así tienen una ventaja mayor si es que desempeñan otras actividades a la par, como trabajar. Pero la desventaja que existe es que en ocasiones el alumno podría no poner el mismo empeño, o estar desconcentrado a la hora de trabajar”.

Educación virtual, un reto para las instituciones educativas

Rubén Solís, rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, (UJED),  la educación virtual explicó  que hubo que adaptarse en una semana cuando fue declarada la pandemia, por lo cual tuvieron una serie de altibajos.

 “La Facultad de Economía, Contaduría y Administración (FECA) fue la más exitosa en cuanto a la impartición de la educación virtual. Alrededor del 95% de los profesores pudieron estar tomando las clases, pero sí habría que preguntarles a los estudiantes ¿cómo se sintieron? Y ya de ahí retroalimentarnos para el próximo semestre.”

De esa misma institución  Enrique Sada Sandoval obtuvo su doctorado en Administración y Alta Dirección con Especialidad en Gestión Pública quien reconoció que México aún no está preparado para las clases virtuales.

  “El panorama es de incertidumbre, pues si ya lo era antes de la pandemia, dadas las medidas económicas y poco atinadas por parte del gobierno federal, ahora el panorama es tanto más incierto, ya que los graduados enfrentan tres posibilidades: el desempleo o sub empleo, la explotación laboral, o la remuneración inequitativa.”

Para Adriana, uno de los retos como profesionista será encontrar empleo,  ya que debido a la pandemia diversos negocios y establecimientos tuvieron que cerrar.

 “Una empresa donde tal vez yo pueda trabajar necesitará de bastante tiempo para volver a hacer contrataciones formales y pagar un sueldo apropiado para un profesionista”, y agregó, “autoemplearse es un futuro incierto debido a la caída de la economía explicó.

Para el Rector de la UJED, egresar en estas condiciones será una dificultad; “ahora muchas empresas han cerrado, y ha habido recortes en todas las dependencias, lo que hace un panorama difícil. Esperamos con ansias que la pandemia se pueda controlar, para que el próximo año traiga mejores condiciones en todos los sentidos porque la vida sigue adelante” concluyó.

Por Elisa Núñez Retana

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario