En la pandemia, retos económicos para la industria de la transformación

[responsivevoice_button rate=”1″ pitch=”1.2″ volume=”0.8″ voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escuchar”]

Fotografía (Archivo)

DURANGO, DGO.-Cada sector productivo en el estado se encuentra buscando la forma de sobrellevar la temporada de cuarentena. Los ingresos han disminuido considerablemente, ha bajado el número de clientes, y muchos negocios han tenido que cerrar sus puertas definitivamente debido a la imposibilidad de sustentar los gastos propios de una empresa.

Orlando está al frente de un negocio que se dedica a la manufactura de uniformes y todo tipo de prendas de vestir, él ocupa este puesto desde hace 12 años, y antes de la pandemia tenía 10 personas a su cargo. Hasta el momento no han tenido recortes en su personal, pero cada vez les es más complicado sostener el trabajo en la empresa que tiene casi 60 años establecida. Orlando dice que “esto es nuevo, no había ocurrido una situación tan desfavorable.”

Para Ramiro, duranguense y  propietario de talleres  mecánicos y de modificación automotriz,  ha sido difícil seguir pagando todos los servicios, ya que hay máquinas especializadas como las rampas de suspensión, las cuales consumen mucha energía. Una de las principales afectaciones para su negocio es la falta de clientes.

 “Hay clientes que llegan para un servicio básico y pagan en efectivo, pero hay muchos que piden fiado, y otros más solo preguntan, pues al conocer el costo de los trabajos completos solamente se retiran. No hay flujo de dinero.”

Jessica es propietaria de una micro empresa cuyo principal giro es la elaboración de pan, y repostería, ella al igual que muchos emprendedores de la industria de la transformación, comenzó su negocio sola desde lo más básico, comprando materias primas de origen nacional.

 Magdalena Gaucín Morales, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, (CANACINTRA), explica que, “dentro de los retos que afronta la industria de la transformación a nivel nacional, se ve desde hace un tiempo aproximado de dos años el nulo crecimiento, a raíz de esta nueva administración federal no se plantearon nuevas inversiones. Vemos como la industria del calzado a nivel nacional, a través de lo que ha sido la pandemia ha tenido que transformarse, y el material con el que hacían suela del calzado, ahora lo hacen tapetes sanitizantes. Otro negocio duranguense dedicado a procesos en la zona del bajío, ahora hacen caretas.”

Alberto Guerrero, también de CANACINTRA señala que, “ha sido muy amplio el espectro de afectaciones en la industria de la transformación a raíz de la pandemia, ha habido sectores que de alguna manera han sabido aprovechar el área de oportunidades, como el área de las tecnologías, el cual se vio beneficiado con la creación de algunas plataformas y software, con la tecnología que agilizó los procesos en las empresas, y así algunas pudieron seguir operando y que a partir de esta pandemia esa forma de trabajo será su modus operandi. De igual forma otros de los que también se adaptaron ha sido el sector textil, donde vieron la oportunidad de crear implementos médicos, uniformes, en cantidades importantes, y así algunos pudieron hacer uso de sus recursos y de la mano de obra para poder crear y transformar.”

Esto último  fue lo que ocurrió con la empresa en la que trabaja Orlando donde se diversificaron hacia la elaboración de cubrebocas, uniformes médicos, y batas quirúrgicas. Sin embargo el empresario no lo considera rentable, y lamenta que “el material con el que se hacen los cubrebocas lo traen de China, y desgraciadamente los fabricantes de este tipo de materiales, o los que lo comercializan aquí en México, le han subido prácticamente al triple. Ponerte a competir con estos costos de material, ya con un producto final pues estás fuera del precio del mercado, con el precio por las nubes, es muy complicado.”

En el caso de Jessica al mes que se declaró la contingencia, a ella sí le proporcionaron un préstamo de los anunciados por la Secretaría del Bienestar, el cual ha utilizado para reanudar actividades; “yo sí había tenido que cerrar, no tenía nada de ventas”.


Pero en el caso de Ramiro, ha optado por implementar estrategias como descuentos, ofertas, e incluso ofrecer servicios extras, como el lavado de vehículos y la maquinaria del cliente después del servicio, aunque sostiene que “no hay mucho que se pueda ofrecer, estamos sobreviviendo, no es posible regalar todo el trabajo.” Incluso en esta situación de pandemia, él ve como una ventaja no haber recibido ningún apoyo de alguna dependencia ni institución gubernamental, ya que considera que “por un lado está bien, así lo poquito que uno saca de dinero es para nuestra propia familia.”

Tiempos de crisis, momentos de oportunidades

Hay empresas que tienen alrededor de 50 empleados, las cuales no pueden permanecer un periodo prolongado de tiempo sin ingresos. De este modo lo que para unos es tiempo de crisis, otros lo ven como área de oportunidad, para diversificarse y ver qué puede funcionar.

Una situación similar ha acontecido en las maquilas ya que los costos de producción aumentaron, y debido a la acumulación de trabajo atrasado se consume energía de forma excesiva, al mismo tiempo, se entra en un ritmo de trabajo continuo y forzado, el cual origina que se gasten más insumos.

El personal que labora en este tipo de empresas ha denunciado que sí han sido obligados a modificar su forma de trabajo, de lo contrario, se les solicita que firmen su renuncia. De igual forma el salario les fue reducido al 75%.

Para Gaucín Morales, la situación actual que se vive por la pandemia ha llevado a ser más competitivas a las empresas, pues al aprender y entrar en una dinámica de mejoramiento, los clientes potenciales se detienen a analizar qué empresa les ofrece un mejor precio y un mejor producto, entonces recalca “esa es la parte que nosotros tenemos y en la que vamos creciendo, sobre todo el sector de la transformación, ya veremos un poquito más adelante como se va desenvolviendo esta parte de la salida de la pandemia, pero por ahorita, lo importante es ver en qué podemos ayudar los industriales, sobre todo en el tema de los respiradores, y fabricar implementos o insumos, es colaborar, y seguir trabajando, a lo mejor no al ritmo que se tenía, pero poco a poco la industria va a salir adelante” finalizó.

Al termino de este reportaje no se obtuvo respuesta por parte de la Secretaría de Desarrollo Económico, ni de su secretario Gustavo Kientzle Baille.

Por Elisa Núñez Retana

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario