AMLO no debe prestarse a la estrategia electorera de Trump

-“Vamos a la cueva del lobo”, dicen perredistas en Tijuana.

Desde la ciudad fronteriza de Tijuana, perredistas manifestaron su postura respecto a la reunión que sostendrá Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, con Donald Trump, presidente de México, y es que, dicen, esto es sólo una “fachada”, porque de entrada, si el tema central es el T-MEC, ¿por qué no estará presente el primer ministro de Canadá?, lo que quiere decir que sólo es una estrategia de Trump para levantar su campaña hacia un nuevo periodo presidencial.

Jaime Martínez Veloz, perredista y excandidato de ese partido a la gubernatura de Baja California en 2018, el objetivo de la visita de AMLO a Donald Trump no es el T-MEC, sino una estrategia del presidente de los Estados Unidos para “utilizar a las autoridades mexicanas para su reelección”, y resulta peligroso que el presidente de México vaya al territorio de un presidente “que se la ha pasado denostando a los mexicanos y aprovechando el tema migratorio cada vez que tiene una crisis en su país, por lo que las decisiones que se tomen en esa reunión puede tener repercusiones graves para México”.

                El muro, ya se sabe, no resuelve de fondo el problema migratorio, porque hay al menos 11 áreas problemáticas en la frontera, que son pueblos indígenas que tienen áreas comunes entre México y Estados Unidos, por lo tanto, al menos en su territorio sería ilegal la construcción de un muro, pues va en contra de las leyes internacionales.

                Martínez Veloz recordó que cuando era presidente electo, AMLO le envió una carta a Trump en la que le propuso cuatro temas fundamentales en la relación bilateral: Discutir de forma bilateral el tema del intercambio comercial, de seguridad, de migración y de desarrollo, por lo que  “no le estamos pidiendo al presidente de México que invente absolutamente nada”, pero la expectativa es que estos temas que él le planteó, dijo, sean los que se aborden en la reunión y que sean la base de una relación cara a cara entre los dos gobernantes, “porque son temas que están gravitando en forma muy seria en la estabilidad y la gobernabilidad de México y de Estados Unidos”.

                Es urgente tener una nueva relación entre los dos países, pero se desconoce si AMLO tendrá la capacidad y la fortaleza para exponer estos temas, y si no los aborda serpa como si no hubiera ido, “y una gran cantidad de organizaciones, pueblos y comunidades se manifiestan en contra de esta visita, porque ya sabemos cómo es el comportamiento de una persona como Donald Trump, y ya sabemos cómo es”, y es que este es un “mal mensaje”, pero una vez que ya se va a hacer la visita, entonces al menos que el presidente de México “ponga en la mesa el tema migratorio, porque no podemos ser el policía de Estados Unidos”, y se tiene que llegar a una relación igualitaria y equitativa, basados en un desarrollo conjunto.

                “No queremos que el presidente se preste a una escena para la fotografía, en la que Donald Trump relance su campaña, porque va abajo, como una estrategia para ganarse el voto latino, cuando somos los mexicanos a quienes más mal ha tratado, con una actitud de majadería y desprecio”. De suceder esto, el pueblo, afirmó, se lo va a reclamar por prestarse en una maniobra electorera de Trump.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario