Desesperación hace que locatarios del excuartel abran sus negocios

-No son todos y solo los fines de semana, pues viven al día, señaló su dirigente.

DURANGO, DGO.-Abraham Soto Soto, dirigente de locatarios del excuartel Juárez en el exterior, informó que la necesidad de los comerciantes hizo que tomaran la decisión de reabrir sus negocios, luego de dos semanas de permanecer cerrados, y es que a pesar de la contingencia, la realidad es que es imposible estar en casa ya que todos viven al día.

                “Viven al día, porque no es que tengan un guardadito grande ni nada de eso, y ellos tomaron la determinación y pues yo los tengo que apoyar de alguna manera, así que decidieron abrir viernes, sábado y domingo, aunque no todos”, comentó el dirigente, e indicó que de los 267 locales en total que existen, solo unos 30 abrieron.

                La situación es desesperada, “porque no hemos tenido ninguna ayuda del gobierno. Quedaron de entregarnos unos apoyos, pero se los entregaron a un seudolíder, que yo no sé cómo los convenció y le dieron los apoyos a él, no sé de qué manera, en lugar de a nosotros”, afirmó, en relación a recursos que destinó la Dirección Municipal de Fomento Económico.

                Hace unos días, solamente de parte del gobierno del estado se recibieron algunas despensas, “que no alivian mucho, aunque sí sirven por       que se beneficiaron cien de los agremiados, de 267, y yo espero que a la brevedad ya llegue alguna ayuda, porque sí la necesitamos”.

                La decisión de abrir los locales tampoco es una solución, explicó, porque de cualquier manera el flujo de clientes y de ventas es muy reducido, lo que incuso implica pérdidas porque al tener operando el negocio se generan gastos en servicios, entre otros, “por eso yo les recomiendo que en la medida de lo posible no abran, pero la desesperación llega a las familias al no tener ingresos”.

                Esta es una medida desesperada que estará en función los fines de semana, hasta las 16:00 horas y de nuevo se vuelve a cerrar, y solo con pocos locales, con la esperanza de poder obtener algo de recursos.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario