Poco a poco, las personas acuden más al sicólogo

Fotografía (Carlos Yescas Alvarado)

-Sobre todo los jóvenes muestran más apertura para tomar una terapia.

DURANGO, DGO.-Aunque no ha sido fácil, se ha logrado que cada vez más personas que tienen alguna afección emocional acudan a terapia sicológica, en lugar de buscar alguna solución “mágica”, con supuestos curanderos, brujos, personas que leen las cartas, etcétera, manifestó Roberto Montano Ramírez, presidente del Colegio Mexicano de Profesionales de la Sicología capítulo Durango.

                Algo que anteriormente limitaba en la decisión de recibir terapia por parte de un profesional de la sicología, subrayó, era la idea de que con una o dos sesiones, o de la noche a la mañana encontrarían una solución a los problemas, y justamente aquí es donde entra el trabajo del sicología, quien debe explicar al paciente desde el inicio en qué consiste la terapia, que es un proceso y por lo tanto se lleva un tiempo, pero mientras el que acude a consulta sepa hacía dónde va el trabajo que está realizando, es más probable que continúe acudiendo al consultorio.

                Montano Ramírez señaló que esto es positivo, dado el nivel de violencia y otras afecciones que vivimos en la sociedad actual, por lo que el tratar de resolver sus problemas mentales y emocionales representa una forma de solución también para problemáticas sociales que siguen lastimando a todos.

                En Durango, los principales motivos de consulta, subrayó, son “las relaciones tóxicas de pareja; algunas situaciones de crisis; algunas de crianza; otras de desarrollo; y temas de problemas cognitivos”. Y de aquí se pasa a otro nivel, que también es muy difícil, pues no basta con acudir a la terapia, sino en que estén dispuestos al trabajo, pues eso requiere enfrentarse a sí mismo y empezar a generar cambios, por lo que es común que muchos de los pacientes solo acudan cuando tienen una crisis, y cuando logran cierta calma y estabilidad, abandonan la terapia, por lo que las recaídas son recurrentes.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario