La Frontera Sur de México: WOLA

Washington, DC—En un informe publicado hoy, WOLA (la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos) examina el control migratorio de México y su rol emergente como un país de destino para los solicitantes de asilo. El informe también analiza la situación de la ayuda de EE.UU. en la zona de la frontera sur de México y el impacto sobre el terreno de la dura retórica y las políticas de mano dura de EE.UU., concluyendo que los bajos niveles de detenciones de migrantes en México y en la frontera con EE.UU. observados durante los primeros meses de 2017 no son sostenibles, y es improbable que continúen dada la persistente violencia e inseguridad en Centroamérica.

Para mayo de 2017, los niveles de detenciones en la frontera entre EE.UU. y México habían comenzado a aumentar de nuevo. Incrementaron el 31 por ciento comparado con abril, y las detenciones de menores no acompañados aumentaron el 50 por ciento.

“La línea dura del gobierno de Trump provocó una ola de migración centroamericana antes de la inauguración, y un marcado descenso después. Pero es improbable que este descenso en los flujos migratorios se mantenga”, dijo Adam Isacson, Coordinador Principal del Programa de Veeduría de Defensa de WOLA. “La violencia y la miseria en Centroamérica que hacen que las personas migren—y a menudo huyan para salvar sus vidas—no han cambiado”, dijo.