Celebración de Acción de Gracias reúne a familias duranguenses

DURANGO, Dgo.-A solo unos días de la celebración del Día de Acción de Gracias, una gran cantidad de estadounidenses hacen sus maletas para viajar y disfrutar de estos días de asueto en compañía de sus seres queridos.

De acuerdo a la historia, este día se celebra el último jueves del mes de noviembre.

Según registros, esta celebración tiene sus antecedentes con la primera cosecha realizada en Plymouth, Massachusetts en el año 1621, cuando colonos de Inglaterra arribaron a ese país.

Este festejo se extiende al fin de semana con el desfile de Thanksgiving, (Acción de Gracias), para continuar al siguiente día con el Black Friday,o Viernes Negro donde la mayoría de los comercios ofertan sus productos a precios mas bajos que el resto del año.

El Thanksgiving invita a reunirse con la familia, compartir los alimentos, así como departir y recordar anécdotas, que forman parte del espíritu que reina en muchos de esos hogares.

Sin embargo, no para todos funciona igual; los planes que originalmente se hacen con anticipación son en ocasiones frenados por situaciones que no estaban contempladas en un inicio.

Para Alfredo Castañeda Alcalá, originario de Graseros, del municipio de Vicente Guerrero Durango, y residente en la ciudad de Garland desde hace más de 43 años, celebrar este día significa la oportunidad de estar con su familia y disfrutar a cada uno de sus seis hijos; tres mujeres y 3 hombres cada uno con su propia familia.

Inicialmente, Castañeda Alcalá habría preparado maletas para viajar a Durango y pasar este día con la familia de sus padres en Vicente Guerrero; sin embargo, su reciente condición de salud y la insistencia de sus hijos en el Norte de Texas terminaron por empujarlo a mantenerse con ellos.

Para este duranguense, la fecha tiene un motivo muy especial: le permite reunir a su familia y convivir con sus nietos, además de darle una connotación especial a esta reunión familiar.

“En su momento, la lucha social me quitó mucho tiempo y hoy trato de aprovechar el máximo de tiempo con ellos, explicó Castañeda Alcalá.

“Para mí es una visión más globalizada de lo que aquí ocurre, parto del momento histórico, esto es una grandiosidad, el compartir las historias de dos mundos y donde también más tarde llegaron los españoles nos obliga   a reflexionar, pensar como trabajar en equipo”.

Para Castañeda Alcalá, la cocina es primordial en esta fecha.

“Mis hijos y sus familias van a cocinar diversos platillos; yo voy a preparar unos ricos nopalitos como parte esencial de los platillos a comer ese día”.

Como inmigrante, dijo valorar cada momento y experiencia de la vida y dijo estar agradecido por cada etapa vivida a lo largo de su trayectoria en la búsqueda de una mejor oportunidad de vida.

María de Jesús Cabrales, originaria de Bermejillo y residente en Ceres, California está apurada, la agenda laboral le da poco tiempo para actividades fuera de su horario de trabajo; sin embargo, ante las actuales circunstancias económicas que vive el país, se esfuerza para cumplir sus metas y así poder estar un poco más en casa.

Ella llegó a los Estados Unidos desde hace más de 20 años y desde entonces ha sido un diario esfuerzo para lograr sus metas y las de su familia.

A pocos días de la celebración, el trabajo no mengua y demanda de mucho esfuerzo y dedicación. Cabrales trabaja en la construcción, es empresaria y le gusta ser responsable con sus compromisos laborales.

“Gracias a Dios tenemos bastante trabajo y estamos tratando de avanzar para poder tomar este día de descanso”, apuntó.

Cabrales dijo que la tarea en la cocina será enorme; “es mucha comida la que hay que cocinar, pero me ayudarán mi hija y mi hijo y así poder hacer todos los platillos”.

El menú, dijo, “será una gallina porque no nos gusta el pavo, jamón, costillas en el horno, papas con mantequilla, elotes con mantequilla ensalada de frutas con crema y un pay de calabaza y papa con gravy así como papa con queso”.

La vida, explicó Cabrales sabe corresponder al esfuerzo que cada persona hace, “para mí es importante, porque reúne a mi familia y convivimos además de que preparamos los platillos que nos gustan y así disfrutamos y damos gracias por estar bien”.

Por Luis Ángel Galván Peimberth

@enlacemgazine

 

Deja un comentario