Migrante duranguense comprometido con su comunidad

Como muchas personas, el buscar una mejor oportunidad de vida llevó a Mario Bustamante, originario del Ejido Revolución en el Municipio de Hidalgo, Durango a migrar hacia los Estados Unidos.

Su llegada a ese país fue por el año de 1974, en la ciudad de Chicago, Illinois, y su prioridad era sobrevivir ; para ello comenzó a trabajar en un restaurante de lavaplatos.

Pasó el tiempo desempeñándose en diversas tareas; su meta era buscar mejores oportunidades de vida y con sus ahorros se aventuró a invertir en el ramo de la construcción, decisión que lo llevó a continuar su trabajo en el sur de la Florida en el año de 1979. Allí conoció a su esposa Zoila en 1982.

Desde entonces, y a pesar de las vicisitudes, él junto y su esposa han sorteado muchos obstáculos para lograr sus metas.

Entre 1985 y 1986, ya habiendo formado una familia, comenzaron a construir una empresa constructora con solidez.

Para 1988 se mudaron a North Lauderdale City.

Años más tarde, en el 2017, Mario se postuló para Comisionado del Distrito B, en  mismo North Lauderdale City en el Condado de Broward en la Florida,  obteniendo esa responsabilidad; hace unos días fue reelegido por 4 años más debido a que sus adversarios no se postularon en forma oficial, siendo reelegido para este nuevo término.

“Nuestra función es estar buscando los recursos federales para los proyectos de la ciudad y esto lo hacemos a través de los representantes estatales”, y agregó, “hay proyectos muy importantes como la construcción de un nuevo edificio del ayuntamiento con una inversión de hasta 50 millones de dólares”.

Dijo además que su cargo ha ayudado a la comunidad en la construcción de mejores relaciones entre el Departamento de Policía de esa ciudad; “desde que yo entré hace 4 años me preguntaron, qué era lo que o quería y les pedí que no molestaran a nuestra comunidad y lo han respetado, pues anteriormente eran muy asediados e inclusive les echaban a la migra, y ya nada de esto ha pasado”.

Pero no solo en EU busca ayudar a la comunidad, Mario y su familia apoyan también en su lugar de origen.

“También en México estamos bastante ocupados, muchas veces tenemos que sacar de nuestras bolsas los recursos para estar presentes allá, en este momento estoy hablando para lograr donaciones para una organización sin fines de lucro y con ello vamos a poder ayudar más nuestras comunidades de Durango”.

Hoy la Familia Bustamante, con esfuerzo, dedicación y amor al prójimo se han echado a cuestas la construcción de un museo de paleontología en el entronque el Carrizo, al norte de Durango, así como también mejoras en escuelas de la localidad y apoyo familias vulnerables.

“Yo voy a continuar trabajando mientras el tiempo me lo permita porque quiero ayudar a mi gente”, expresó Mario.

Por LuisÁngel Galván Peimberth

@enlacemagazine

 

Deja un comentario