Un padre amoroso y un activista comunitario sin miedo a la lucha, así era Eduardo Banda; coinciden familiares y amigos

Fotografía(Cortesía de Elizabeth Banda)

Responder a las necesidades de quienes más lo necesitaron al momento y en el lugar que así se requiriera fue el sello distintivo de Eduardo  Cervantes Banda.

‘Bandita’ como así lo conocían muchos,  fue un activista comunitario en el Norte de Texas por más de 20 años.

Eduardo falleció el pasado 14 de noviembre a las 10:30 p.m., a consecuencia del contagio por Covid-19.

De acuerdo a fuentes cercanas a la familia de Eduardo, recientemente este había viajado a México a visitar a su padre que se encontraba enfermo por el contagio del virus; regresó al Metroplex y se puso grave, falleciendo posteriormente.

Banda era originario de San Luis Potosí; el al igual que muchos mexicanos buscó en la frontera norte un mejor porvenir.

Su vida en el norte de Texas no fue muy diferente a la de muchos, es decir se sumó a la vida económica  de   miles de migrantes  y laboró en diversos oficios con ello logrando el sustento familiar.

Elizabeth Banda, hija mayor de Eduardo  lo describió  como un gran padre y un ejemplo de luchador social.

“Hace poco celebramos su cumpleaños, eso es lo más cercano que recuerdo y con eso me quedo, con la imagen de un buen padre y del que nunca nos faltó absolutamente nada; como persona el ayudaba a cualquier persona sin importar absolutamente nada, él es como era, así era mi padre”.

A Eduardo le sobreviven 3 hijos más, Eduardo, Carolina y Pedro.

Patricia Juárez, activista comunitaria y residente en el Condado de Dallas, calificó a Eduardo como un pionero en la lucha por los derechos de los migrantes.

“A Eduardo le guardo mucho respeto, fue mi compañero de lucha por más de 20 años, él fue uno de los que iniciaron el Instituto de los Mexicanos en el Exterior, (IME); luchó también por evitar que cobraran los 800 dólares que nos querían imponer para introducir los vehículos de manera temporal a México, se manifestó por muchas injusticias que como mexicanos sufríamos, ese era Eduardo”.

Para  María del Carmen  Acosta, originaria de  Veracruz, residente de Dallas y parte de la Coalición de Organizaciones Mexicanas y Latinas en el  Metroplex, el activismo de Banda dejó muchas enseñanzas.

“Con él aprendimos mucho,  lo más importante es a no tener miedo de las luchas que abrazamos en favor de nuestras comunidades; él, (Banda), jamás le tuvo miedo a nada ni a nadie y en cambio nosotros si pues pensábamos que nos iban a deportar, y él en cambio siempre lo hizo a favor de las causas justas”.

Y aunque el trabajo de Banda aportó resultados para beneficio de las comunidades, esto no siempre fue visto así.

Acosta reconoció que no todos los activistas comunitarios supieron ser solidarios en las luchas que Banda emprendió, “no supieron reconocer el valor de sus acciones, hoy se ha ido y lo que nos deja como legado es su fortaleza y la fuerza para continuar en la lucha en favor de los migrantes”.

En cuanto  a los proyectos iniciados por Banda, Acosta dijo desconocerlos pero aseguró que en cuanto la situación lo permita, ella y otros activistas regresarían a la lucha  siguiendo el ejemplo de Eduardo Banda.

Los restos de Eduardo Banda serán velados  este 23 de noviembre en la Funeraria Laurel Land ubicada en el en el 6300 South RL Thornton Freeway, Dallas Texas 75232.

Descanse en paz, Eduardo Cervantes Banda.  

Por Luis Ángel Galván Peimberth

enlacemagazine@hotmail.com

Deja un comentario