Aún sin castigo, asesino del periodista Jay Torres

El pasado mes de mayo, Jacinto “Jay” Torres Hernández hubiera cumplido 61 años y también habría convivido con su nieto Franklin Jay Torres de casi 4 años de edad, primogénito de su hijo mayor Gibrán.

Jay, quien se desempeñó como colaborador independiente de La Estrella por casi 20 años y en Enlace magazine por más de 4, fue encontrado sin vida el 13 de junio del 2016 en el patio de una casa ubicada en Garland, en el Condado Dallas. Entonces el periodista tenía 57 años.

A cuatro años de su asesinato aún no han detenido al presunto homicida.

De acuerdo al informe de la policía de Garland del 16 de junio del 2016 oficiales de ese departamento respondieron a un llamado sobre un hombre muerto en la cuadra 4200 de la calle Mayflower, el cuerpo sin vida fue hallado en la parte de atrás de esa propiedad.

Según documentos oficiales de la policía Jay Torres murió por un disparo de arma de fuego que lo habría impactado en la parte superior de su cuerpo.

Las investigaciones realizadas sobre este asesinato, indicaron que el sospechoso por la muerte del periodista era Aníbal Edilfredo Chirino Mejía, de 23 años de edad, sobre quien pesa una orden de aprehensión y a quien se le acusa de dispararle a Jay Torres el 10 de junio, en lo que se cree fue una disputa de bienes raíces, negocio al que se dedicaba el reportero.

Hoy la familia de Jay está aún a la espera de justicia.

Gibrán Torres hijo mayor de Jay, señaló que la última información recibida por parte de las autoridades fue entre febrero y marzo del 2019.

“Me dijeron que aún tienen las cosas puestas, y que me van a dar noticias de cuando sepan que este hombre intente entrar a los Estados Unidos, a cualquier otro país podría ser extraditado, pero si es detenido o muerto en Honduras no vamos a saber nada”.

Para este cuarto aniversario la familia tenía planeado acudir a México para visitar a la mamá de Jay, sin embargo la situación del cerco sanitario y la avanzada edad de la señora frenaron sus deseos.

El contacto entre la familia ha permanecido pero a distancia debido a la cuarentena impuesta por las autoridades.

“Tenía tres meses sin ver a mi mamá por la situación del coronavirus, y no tenemos planeado nada especial para el aniversario,” comentó Gibrán.

Para la familia Torres, más allá de recordar la tragedia, lo más importante es mantener viva en la memoria la vida de Jay.

“Me entristece mucho que mi papá ya no esté aquí con nosotros y que mi hijo no lo pudo conocer. Es un poco doloroso porque sabe que tiene a sus abuelitos por parte de su mamá pero solamente tiene y visita su abuela de su papá, y ahora está empezando a entender que me falta uno y me está empezando a preguntar y me duele comenzarle a explicar que él ya no está con nosotros”, lamentó.

Gibrán le ha mostrado a Franklin Jay fotos y videos de su abuelo, “pero no lo va a poder conocer ni entender hasta que esté más grande”.

Pedro Barineau, vocero de la Policía de Garland, a solicitud de este medio, informó que, “a partir de ahora, no hay nada nuevo que reportar en la investigación del asesinato de Jay Torres. Nuestro detective ha completado la investigación y se la entregó al fiscal del distrito del condado de Dallas”.

Dijo además que hay una orden de arresto contra el sospechoso Chirino Mejía. El último lugar conocido fue Honduras, pero no se han hecho arrestos. “Mejía es el único sospechoso en este caso”, concluyó Barineau.

Por Ángel Peimberth

enlacemagazine@hotmail.com

Deja un comentario