No hay crisis entre connacionales en EE.UU. pues hay mucho apoyo: Óscar Fragoso

-En el caso de las autoridades mexicanas, no preguntan ni por sus familiares.

A pesar de que los Estados Unidos son el país que mayor número de contagiados de COVID-19 tiene en el mundo, y también la cifra de muertos es alta, actualmente los mexicanos que residen en ese país no están pasando por una situación desesperada de hambre, sobre todo, ya que se ha contado con el apoyo suficiente de parte del gobierno de Estados Unidos, pero no desde México, manifestó Óscar Fragoso, de la Federación de Duranguenses en Chicago.

                “A pesar de lo que se dice de Trump, hay que reconocer que al menos en este tiempo de la pandemia ha estado apoyando a todos por igual, y es por eso que no hay mexicanos que se estén muriendo de hambre o que no sean atendidos en los hospitales y las clínicas”, aseguró, y además esto se refleja en que en lugar de que hayan bajado las remesas que los connacionales envían a México, en los últimos meses aumentaron, “y es que siempre estamos pendientes de que nuestras familias estén bien”, a pesar de que como ha sucedido desde hace mucho tiempo, dijo, tal parece que para las autoridades en México ellos no existen.

                “Nos hablan, nos buscan nada más cuando quieren aparecer en una foto o para que nosotros mandemos dinero” señaló respecto a las autoridades en México, las cuales históricamente sólo los utilizan en el discurso, pues saben del gran poder que ellos no tienen, ya que, recordó, “aunque muchos no lo crean, nosotros hicimos ganar a Fox en su momento, y aunque no podíamos votar, le hablábamos a nuestros familiares y les decíamos que votaran por él”, pero nunca se les ha reconocido esa influencia que tienen, y así pasan gobiernos y gobiernos sin que ellos tengan voz y voto, a pesar de que siempre participan en todos los proyectos, programas e iniciativas.

                Desde el gobierno federal, subrayó, no se ha recibido ningún apoyo durante la pandemia “hasta el consulado está cerrado”, y a esto no escapa tampoco el gobierno estatal, porque “no es que quiera hablar mal o bien del instituto de Atención al migrante Duranguense, pero la verdad es que han quedado a deber, y mucho. Sólo han sido un factor de mayor división entre los clubes de migrantes”, y a este respecto, indicó que nada más se beneficia a quienes son “amigos, o a quienes le caen bien al director”, aunque en realidad, comentó, no tienen ni siquiera un plan o programa de trabajo, pues el programa Abrazando Almas “es algo que ya existe desde hace mucho en otros estados y que al final lo pagan los migrantes, ni siquiera lo paga el gobierno”. En esta misma situación está el gobierno estatal en su conjunto, de quienes, afirmó, tampoco se ha recibido ningún apoyo y no existe algún programa para ellos.

Fragoso aclaró que no se trata de confrontarse con nadie, pues existe respeto hacia el gobernador, pero son cosas que se deben de decir para que haya un cambio y los connacionales tengan mejores condiciones de vida.

                Es tanto el olvido que se tiene, que en estos momentos de contingencia sanitaria, “los presidentes municipales, que muchos tienen familiares acá en Estados Unidos, no han hablado ni siquiera para saber cómo están”, destacó, y agregó, que ni los diputados, en fin, ninguna de las autoridades en Durango ha tenido al menos la atención de llamarlos y decirles “si se pone difícil allá, acá los esperamos”, ni siquiera por cortesía se han acercado.

                Retomando el tema de la crisis, comentó que es muy pronto todavía, pues el gobierno está entregando muchos apoyos, “hay comida por todos lados”, entre otros beneficios, sin embargo, dentro de un par de meses que se reactive la economía, se verá realmente quiénes se quedaron sin empleo y esto sí va a generar una crisis, de la que, desafortunadamente, los principales afectados serán las familias que viven en México y que basan gran parte de su ingreso familiar en las remesas que reciben de quienes trabajan en el vecino país del Norte, pero si se quedan sin empleo, ahora sí se va a generar una crisis importante.

                La expectativa, manifestó  Fragoso, no es de dividir, y reiteró, no se trata de confrontar ni de sacar las cosas de contexto, simplemente de pedir que se nos ponga atención, que existan programas y planes de trabajo y beneficio, además de que se reconozca su labor y tengan mayor participación en la toma de decisiones, como es el voto para elegir representantes locales, tener a sus propios representantes y que no sólo se les tome en cuenta en discursos y cuando se requiera la aportación de recursos.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario