“En el campo somos fiesteros, pero por ahora, no hay que hacerlo”: Rogelio Soto

-Se creía que solo a las ciudades llegaría el coronavirus, pero ya vimos que no, dijo.

DURANGO, DGO.-Luego del contagio de coronavirus en 11 personas de una misma familia en Ignacio Allende, municipio de Guadalupe Victoria, Durango, “ya vimos que en el campo también llega la enfermedad. Nadie está exento”, manifestó Rogelio Soto, presidente de la Unión Ganadera Regional de Durango (UGRD).

                “Pensábamos que era una situación de las grandes ciudades, de los grandes estados desarrollados industrialmente, y lo estamos viendo ahorita que en una comunidad tan pequeña a nivel nacional, como lo es Ignacio Allende, tenemos un problema serio con esta enfermedad”, manifestó.

                El llamado a la gente que labora y vive en el campo es a seguir las medidas de higiene, aunque reconoció que no es fácil el estarse lavando las manos constantemente, por la actividad que desarrollan, pero el objetivo es evitar el contacto con otras personas para que continúe el contagio.

                “Somos muy fiesteros en el campo, pero hay que evitar las fiestas ahorita. Todo celebramos, a todos los santos que tenemos en nuestra religión, pero quiero hacer un llamado de que nuestros santos no se van a enojar porque no les vamos a hacer reliquia o porque no les vamos a llevar la danza o porque no les vamos a hacer el baile. No se van a enojar los santos. Nuestros santos, para quienes somos católicos, se van a enojar si no hacemos caso al llamado de vida, porque le están hablando a la vida, a conservarnos vivos, entonces no se van a enojar, al contrario. Hagamos lo que debemos hacer, correctamente”, subrayó.

                Rogelio Soto agregó que en el campo se sabe de dificultades, pero son personas que están hechos con fortaleza, “y ahora es el tiempo de cuidarnos, de cuidar nuestra vida, y la de nuestras familias, de los seres que tanto queremos, de nuestros abuelitos. No llevemos la enfermedad a la casa y cuidémonos en la medida de nuestras posibilidades”.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario