El alto precio de la empatía

De manera tradicional, el arribo de connacionales a sus comunidades de origen siempre había sido visto con buenos ojos, pues además de que se da el reencuentro familiar, también hacen una derrama importante a la región que en mucho ayuda a su economía.

Sin embargo,  a raíz de la propagación del Covid -19 a nivel mundial, la figura del migrante ha comenzado a ser blanco de críticas en redes,  pues en este momento  Estados Unidos se ha colocado como el epicentro del contagio, y esto  ha provocado además de un rechazo a su presencia, en un encono social donde el reclamo va dirigido  principalmente a las autoridades federales por no haber tomado las medidas necesarias para blindar las fronteras  y a nivel  doméstico, la tardía respuesta del sector salud en el estado al  instalar apenas hace unos días filtros en carreteras, cuando el combate al coronavirus debió haber comenzado desde hace por lo menos 3 semanas con la revisión de los viajantes así como la toma de temperaturas y un registro de las personas que estarían ingresando al estado por las diversas carreteras.

Los reclamos ahora no se han hecho esperar, pues los connacionales duranguenses que residen en los Estados Unidos y que han quedado atrapados y ahora señalados se sienten atacados y con el temor de que al igual que los trabajadores de la salud sean agredidos, cuando ambos desde su propia trinchera contribuyen al estado, estos últimos siendo la primera línea de defensa contra la propagación del coranuvirus, y en los primeros con su aportación económica vía remesas y la derrama que a su paso dejan en las comunidades a las que llegan.

En esta crisis de salud hace falta una mayor empatía y tomar este hecho como un aprendizaje, el aislamiento  forzoso y las pocas opciones de ingresos para miles de familias genera actitudes que en ocasiones solo llevan a desembocar en conflictos que en anda abonan en la actual situación.

La etapa que sigue, según las autoridades de salud es aún más complicada, y si estos sentimientos de reclamo prosperan podrían generar en conflictos mayores que se sumarían a los que ya lidian las autoridades.

¿Cuesta tanto generar más empatía para los nuestros semejantes?

Deja un comentario