El coronavirus afecta, pero más la incertidumbre de los indocumentados en EEUU

-Durangueño en Topeka nos comparte lo que sucede del otro lado de la frontera.

A través de medios digitales, Enlace magazine tuvo contacto con Iván Martínez Betancourt, durangueño que actualmente reside en Topeka, Kansas City, Estados Unidos, quien compartió con este medio cómo es que se está viviendo la situación originada por la pandemia de coronavirus.

                “Escuchaba de  virus pero se me hacía muy difícil que llegara, pero llegó y las cosas se fueron notando aquí en la ciudad, ya que no había agua, ni papel de baño y artículos de limpieza, y más que empezaron a cerrar oficinas y dependencias de gobierno”, manifestó, y es que en los supermercados, agregó, es notoria la escasez de dichos productos, y el aspecto de las calles es como de “pueblo fantasma”.

                Además la evidente preocupación de la salud, subrayó, existe otra que puede ser incluso más grande. “Lo que más asusta acá, a la gente que no está legalmente en el país, es cómo le van a hacer para mantener a sus familias, ya que no tendrán ingresos y no van a recibir el mismo apoyo que quienes sí son ciudadanos”.

                La alternativa, por lo pronto será aguantar y esperar a que la crisis pase, y mientras tanto “asistirán a los centros comunitarios donde ofrecen alimentos”. En su caso, que sí está de manera legal en Estados Unidos, también hay incertidumbre, sobre todo respecto al cierre de la frontera, pero también se desconoce la situación. “La verdad yo ya me quiero regresar, pero no sé qué medidas están tomando ni qué va a pasar cuando llegue uno allá a Durango. Me sentiría más tranquilo allá (México), porque la verdad acá bombardean tanto de noticias que eso también afecta, porque dicen que la situación se va a extender dos o tres meses, entonces ¿qué vamos a hacer’ Yo ahorita me puedo regresar, pero tal vez en un mes cierran de plano la frontera y ya nadie puede regresar”, manifestó.

                “Por ejemplo, mi hermana trabaja en un restaurante y ya la descansaron, tiene otro trabajo y solo le van a dar algunas horas, y así la va a pasar muy difícil si esto se extiende tres o cuatro meses y ya también está pensando en irse, porque de seguir así la va a pasar muy mal”, comentó.

                Hasta el momento se han tomado las medidas de seguridad necesaria, y la atención médica se hace sin ningún problema, además de que el llamado a no salir de casa y acudir a los centros comerciales solo una persona por familia, son la constante, y también la incertidumbre.

                Iván recuerda que en 2009 hubo un brote de gripe que se decía, era contagiada por los mexicanos, y en ese tiempo él se encontraba trabajando en Florida, “y la pasé mal, porque todos nos veían feo. Ahora que estoy en Kansas es a los asiáticos a quienes ven raro”.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario