Reina la incertidumbre en el desarrollo económico de Durango

DURANGO, DGO.-Durango ha sido apaleado por la situación económica, las estadísticas lo colocan como un estado financieramente enfermo que requiere de urgente auxilio.

Esta situación ha sido manifiesta en los diversos sectores, que han llamado a las autoridades locales y federales a aplicar medidas, pero sin resultado alguno.

Lo que si resuena es la pérdida de empleos que sufrió la entidad el año pasado, y que muestra el retroceso económico de la entidad.

2723585 10/21/2015 Workers at a facility for manufacturing hot-rolled plates at the Magnitogorsk Iron & Steel Works. Aleksandr Kondratuk/Sputnik

De acuerdo con la estadística del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), solo en diciembre pasado, en Durango cinco mil 31 fuentes de empleo formales desaparecieron. El total de empleos oficiales  cerró en 242 mil 643, cuando noviembre del mismo año terminó con 247 mil 647 trabajadores formales.

Es decir, más cinco mil duranguenses se quedaron sin un trabajo en el cual accedieran a prestaciones sociales, solo en el último mes de 2019. Pero la cifra anual registró una pérdida total de mil ocho empleos, esto se traduce en una disminución de .42 por ciento de empleos registrados ante el IMSS.

Más allá de las cifras, esto se traduce en duranguenses que fueron despedidos de sus empleos, con afiliación al ‘Seguro’ y que seguramente no se pudieron quedarse de brazos cruzados, sino que tuvieron que emigrar al sector informal. La cuestión es que justo esta condición de trabajar para negocios que no aseguran a sus empleados, es el principal indicador de pobreza en la entidad.

Casi el 50 por ciento de los duranguenses no tiene seguridad social, lo cual significa que laboran sin garantía de protección contra contingencias económicas y sociales derivadas de la perdida de ingreso a consecuencia de enfermedades, maternidad, riesgos de trabajo, invalidez, vejez e incluso no tienen acceso a asistencia médica.

Sobre las posibles causas del desempleo se ha planteado principalmente la falta de recursos para la inversión en obra pública.

 El panorama en 2019 fue destructivo para el sector de la construcción, en particular para Durango.

Según información de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (Secope), el año pasado el estado asignó mil 200 millones de pesos para obra pública.  Aunque en contraste organizaciones como la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) advirtieron que se dejaron de ejercer mil 500 millones de pesos en obra pública.

La ausencia de obras y la falta de inversión del gobierno federal llevó a la pérdida de trabajos en las constructoras.

De acuerdo con datos de la CMIC el 80 por ciento de las empresas no tuvo obras por lo que despidieron a la mitad de la plantilla laboral. El 50 por ciento de obreros se quedaron sin empleo.

Juan Manuel Ayala Mercado,  presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), precisó que el año pasado por la falta de subsidio para casas de interés social dejaron de construir unas mil unidades en el año, cuando la cifra promedio es de mil 500 viviendas.

 “Este año no hay recurso del gobierno federal, no podemos tener expectativas de una cosa que no va a suceder”, admitió Ayala Mercado.

 Y la expectativa para este 2020 no es muy alentadora, al menos no en cuanto a recursos federales.

A pesar de ello, explicó,  se planea generar un subsidio en conjunto con Gobierno del Estado y el municipal para la construcción de vivienda.

 Dijo además que con un capital semilla de 20 millones de pesos (mdp) para subsidios de viviendas se podría incentivar a los habitantes a construir y si se logra la edificación de las mil 500 unidades que usualmente se registraban al año, se podrían generar 500 millones de pesos.

“Si los ves en perspectiva realmente la capital semilla que son 20 mdp es atractivo poderlo hacer, es recurso que al final de cuentas lo puedes poner en el estado”.

En el recuento de los daños, los últimos registros del IMSS colocan a Durango como la segunda entidad con mayor pérdida de empleos en el 2019.

 Este estado así como Morelos y Coahuila presentaron una reducción de trabajo de .4 por ciento, en tanto que Nayarit, Campeche y Querétaro registraron el mayor incremento en registros ante el IMSS.

El emprendedurismo fue una estrategia utilizada por administraciones federales pasadas para combatir la falta de empleo, pero es un propósito cada vez más difícil. Uno de los problemas es la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) según opinan empresarios. Dicho ente no solo brindaba subsidios a quienes empezaban un negocio sino que brindaba acompañamiento en el duro camino de levantar una empresa.

Emily García Montiel presidenta de Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresas (AMMJE) señaló que el Inadem fue el principal motor de empresas que hoy funcionan en Durango, pero “hoy no está clara una estrategia de apoyo al emprendimiento (por parte de Gobierno Federal) ahora no sabes que ha sustituido al Inadem”.

Destacó que el gobierno del presidente aseguró que apoyaría el emprendimiento con tres mil millones de pesos, “cantidad que no se compara con inversiones realizadas en sexenios anteriores”.

Por Sandra Nallely Urbina Olaguez

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario