Tala clandestina del bosque durangueño es realizada por el crimen organizado

Fotografía (Carlos Yescas Alvarado)

-Se da desde hace tiempo, pero existe temor a denunciar.

DURANGO, DGO.-Raúl Barraza Armstrong, presidente de la Asociación de Productores Forestales en Durango, manifestó que sobre todo en San Dimas es común la presencia de grupos de la delincuencia organizada, los cuales llegan y talan el bosque de forma clandestina, pero existe el temor de enfrentarlos o denunciarlos, por lo que siguen operando libremente.

                “Se han hecho denuncias ante la Conafor, al Semarnat, Profepa, pero ellos no tienen los elementos necesarios para combatirlos”, además, subrayó, “definitivamente, todos tenemos miedo para hacer una denuncia”.

                Aunque ya se había registrado la presencia de estos grupos, desde hace algunos años ha ido aumentando, “y claro que hay afectaciones, porque ellos nada más llegan y cortan el bosque”, aunque no precisó alguna cifra o porcentaje de la afectación que esto representa.

                Estos grupos, destacó, “son de personas que ya están muy bien organizadas, y ahora con la sensible baja que se tuvo con los estupefacientes, de alguna manera tienen que sacar dinero”, por ello ahora están ingresando a otras áreas, como la producción forestal, sobre todo en estas zonas de Pueblo Nuevo, además de otros puntos como Guanaceví.

                “No hay ningún funcionario, menos algún líder de las asociaciones forestales que nos atrevamos a denunciar o a combatir ese fenómeno”, afirmó, por el temor a que se tomen represalias, aunque no han recibido amenazas ni se ha registrado algún hecho violento, “ellos nada más llegan, cortan  se van, porque, pues quién se les arrima”.

                El llamado es a que una instancia como la Guardia Nacional pueda actuar en la región y controlar a estos grupos delincuenciales para que dejen de talar el bosque, de lo contrario estos actos continuarán con toda impunidad, apuntó, afectando obviamente a todos los productores de este ramo.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario