Ni legalización de drogas, ni matrimonio entre personas del mismo sexo, dice el arzobispo

Fotografía (Carlos Yescas Alvarado)

DURANGO, DGO.-La legalización de las drogas puede generar mayor descontrol entre los jóvenes, por ello no se debe de llevar a cabo, manifestó Faustino Armendáriz Jiménez, arzobispo de Durango, quien además señaló que tampoco está de acuerdo con los matrimonios igualitarios.

                Respecto al tema de la legalización apuntó que esto provoca “descompensaciones en la vida familiar y en la vida de los adolescentes, de los jóvenes y de los niños. Si usted va a un anexo hay niños, y es lamentable cómo en lugar de ser lugares de recuperación de lo que ya existe, se genere el propiciar la legalización de las drogas, ante lo cual estamos totalmente en contra”.

                En este sentido, afirmó, se volvería más problemática la situación, “ya que solo una sociedad sana puede aspirar a tener espacios de felicidad, y el principal espacio es la familia”, y todo tiene que ver, comentó, con una pérdida de valores, de la que todos somos responsables, señaló, “y nuestra tarea como iglesia es promocionar los valores a la luz de la palabra de Dios, del evangelio y es lo que estamos haciendo”.

                No obstante, explicó que no están en contra de la legalización para uso medicinal, “todo lo que sea para el bien de la salud, pero regulado por el estado, se tiene que regular la venta, regular el consumo y regular la producción”.

                En temas como el matrimonio igualitario, subrayó, “en la iglesia actuamos a la luz de la palabra de Dios, y la institución dl matrimonio la hizo como hombre, mujer e hijos”, por lo que solo se puede hablar de una unión entre personas del mismo sexo, pero no de matrimonio, y también expresó, en el caso de la adopción no se debe de dar, “y solamente estaremos de acuerdo cuando se necesite un papá y una mamá como tú y como yo”.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario