Es necesario un rastro para proyecto de exportación de carne de cerdo

DURANGO, DGO.-Margarita Valdés, senadora de la república busca reunirse con Jorge Salum, alcalde de Durango, para poder habilitar el rastro municipal de la capital como un lugar que permita las condiciones para la matanza de cerdos, el empaquetado y que de ahí se pueda exportar a Estados Unidos y otros países, como China.

                La senadora manifestó que recientemente se ha reunido con jóvenes de municipios como Nazas, Cuencamé, San Luis del Cordero, Lerdo, entre otros, se están organizando para producir y exportar esta carne, “una muy buena iniciativa, pero no tenemos ni un solo buen rastro en todo el estado de Durango. El de la capital no cumple con las especificaciones para exportar, no tenemos en Lerdo y no tenemos en Gómez Palacio”.

                El objetivo, subrayó, es lograr que el que ya opera en la capital alcance lo necesario para poder exportar, “aunque tendrían que traer los cerdos desde Nazas, desde Cuencamé, aquí matarlos y empacarlos, y de aquí distribuirlos, porque el proyecto es muy ambicioso, no solo mandarlo a Estados Unidos, ya que tienen contactos para mandar la carne hasta China, donde se consume mucho cerdo”.

                Asimismo, la senadora destacó que no solo se puede enviar carne a esos países, sino a toda América Latina, “que los mexicanos no hemos cubierto correctamente en todo lo que producimos, no solo en carne, sino nueces, higos, plátanos, todo lo que producimos hay que mandarlo a los latinos”.

                Actualmente la migración es muy alta, y es justamente porque no se generan oportunidades de empleo, “y los jóvenes en los pueblos, en los municipios no tienen nada qué hacer, y quienes encuentran algo, es para irse por el lado chueco de las cosas”, por lo que, agregó, es imprescindible impulsar estos proyectos, entre otros, pues Durango produce una gran variedad de productos que se quedan solamente como una producción primaria que termina siendo malbaratada y no se le da un valor superior ni se envía a otros mercados.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario