Poco presupuesto o falta de imaginación y capacidad para enfrentar retos?

Ante  una crisis, la creatividad e imaginación definen el rumbo y muestran la capacidad de quien está al mando.  

Justificar que no hay presupuesto o que éste no alcanza para realizar las obligaciones adquiridas, no es una respuesta suficiente para buscar o hacer el mejor de los esfuerzos para cumplir con el encargo.

La austeridad republicana que impera en esta nueva administración federal además de plantear entre otras cosas un cambio en la forma de actuar y dirigir un país también representa un reto, un desafío que lejos de ser visto y criticado debería ser valorado para mostrar de que está hecho México.

En el caso particular de Durango, se ha vuelto ya una frase de moda, “no hay presupuesto y no se puede hacer nada”, mas  no se escucha una que diga, “estamos buscando nuevas opciones”, o “implementaremos estrategias que permitan desplegar oportunidades para  trabajar en conjunto”.

En cambio, para mantener el ritmo en la estrategia de mercadotecnia política y de permanencia mediática en particular en el área municipal  se construyen respuestas como,  “seremos coadyuvantes y veremos  lo que la dependencia estatal hará al respecto”, y no sé diga en el ámbito estatal donde  la susodicha Cuarta Transformación es la única que tiene la culpa; y con esto justificar  la inacción.

Respuestas como estas  solo muestran  querer salir al paso y buscar evadir respuestas  y donde queda al descubierto  la ausencia de conocimiento sobre lo cuestionado y/o  falta  de capacidad para afrontar situaciones que son  propias de la responsable.

Impasse

La pose adoptada por el gobierno federal  excluyendo a organizaciones sociales y clubes de migrantes para reetiquetar los recursos a otros programas da una clara muestra de que no tiene la fotografía completa.

Por años los recursos destinados al Programa 3X1 aliviaban en mucho la necesidad de obras de infraestructura en las poblaciones, daban un respiro a los municipios,  esto a pesar de los casos de corrupción reportados y donde Durango no escapó  de ello.

Hoy, estado y municipios enfrentan una cruda realidad: hacer más con menos poniendo  a prueba la capacidad de creatividad y su visión como gobernantes, esta última, una tarea muy difícil de cumplir.

Deja un comentario