Mensaje de los delincuentes con asesinato de familia LeBaron es que no se detendrán: Güereca

Fotografía (Carlos Yescas Alvarado)

-Durango sí está en riesgo ante lo sucedido en Sinaloa, Chihuahua y a esta familia.

DURANGO, DGO.-A pesar de que se ha dicho que existe plena seguridad en Durango, sobre todo después de lo sucedido en Sinaloa, Chihuahua y el asesinato de varios miembros de la familia LeBaron, la realidad es que es un riesgo latente el que pueda suceder algún caso de este tipo en la entidad, porque a final de cuentas, también es parte del llamado “triángulo dorado”, manifestó Carlos Güereca Prado, presidente de la Organización Interamericana de Consejos Ciudadanos.

                “Es un riesgo que está presente, dado que Durango forma parte, históricamente del triángulo dorado, y necesariamente, nuestra vecindad con Chihuahua tiene ese nivel de riesgo en nuestra entidad”, y añadió, afortunadamente hasta el momento ha funcionado el blindaje que las corporaciones de seguridad de los tres niveles de gobierno tienen en operación, “sin embargo, en ningún momento estamos ajenos a que pueda suceder una situación así, sobre todo en las regiones que están en la zona limítrofe a estos estados de la república”.

                El lamentable asesinato de mujeres y niños pertenecientes a la familia LeBaron, es parte de la consolidación de un mensaje por parte de la delincuencia organizada, que se viene dando en todo el país, subrayó, “y que por supuesto ha ocasionado que la guerra entre carteles haya recrudecido aún más, sobre todo por la posesión de los territorios en la república mexicana”.

                El grave problema ahora, destacó Güereca Prado, es que se está utilizando a los civiles “como escudo humano”, y esto resulta lamentable, como en el caso de la familia, donde niños murieron y en este sentido sostuvo, “en ninguno de los casos es justificable, por lo que las autoridades tendrán que redoblar sus sistemas de inteligencia para al menos poder hacerle frente a una situación de ataque frontal a la propia sociedad”.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario