A pesar de falta de recursos, se espera continuar obras el próximo año: SCT

Fotografía (Carlos Yescas Alvarado)

DURANGO, DGO.-Sergio Dévora Núñez, director del centro SCT en Durango, manifestó que durante este año los recursos asignados se han ido aplicando en tiempo y forma, por lo que no habrá subejercicios, y la expectativa para el próximo año es que se pueda contar con un buen presupuesto, aunque de cualquier forma se continuará con proyectos que ya están en marcha.

                “Vamos a esperar la determinación de los señores diputados, porque ya viene lo que corresponde al presupuesto de egresos y esperemos que los diputados nos beneficien con una buena asignación de recursos para continuar con proyectos”, y en este sentido, afirmó que existe continuidad, como en la carretera Durango-Parral, en la que se lleva un porcentaje del 50% del tramo que el corresponde al estado.

                Para el siguiente año, subrayó, “faltan cuatro kilómetros de ampliación de siete a doce metros, por San Lucas de Ocampo, para que haya continuidad desde Durango hasta San Juan del Río, y vamos mejorando las condiciones de tránsito, que sean seguras y confortables, que es de las prioridades que tenemos”.

                En el caso de la carretera Los Herrera-Tamazula, en la que la meta era de 11 kilómetros para este año, se han tenido problemas en el tramo denominado La Vinatería, que es una carretera que se trabaja en conjunto con el gobierno del estado. La longitud total es de 292 kilómetros, de los cuales al finalizar este año solo deberán faltar entre 17 y 18 kilómetros, por algunas cuestiones del trazo de esta rúa, por lo que se está muy cerca de terminarla, con las complicaciones que esto ha implicado, por encontrarse en zonas muy agrestes de la Sierra Madre Occidental, sobre todo en la zona que va de Guadalupe Urrea hasta Canelas, que es donde se han presentado más complicaciones.

                Dependiendo de la asignación de recursos, dijo, pero estas obras, y otras que se desarrollan en la Comarca Lagunera, podrían terminarse en un plazo de dos a tres años.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario