Hay más de 60 centros de rehabilitación en Durango; solo 7 con validez nacional

DURANGO, DGO.-Ya sea por querer ayudar de buena voluntad a los demás, o simplemente por ganar dinero, se abren centros de rehabilitación para adictos, pero la mayoría de las veces sin contar con lo necesario para operar un lugar de este tipo; de hecho, de los 60 que existen en Durango, solo 7 cumplen con las normas para tener reconocimiento a nivel nacional, y el resto todavía presentan deficiencias, además de otros que operan en la clandestinidad, informó Crescencio Beltrán, titular de la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Durango (Coprised).

                La situación no es fácil, porque no se trata de una cuestión rápida en que por el simple hecho de ingresar a un lugar de este tupo, una sola vez, haya una solución al problema de adicción, dijo, “tiene que haber cuatro o cinco ingresos, porque dos o tres veces sale del cuadro agudo y vuelve al ambiente social, familiar, y vuelve a las adicciones. Es difícil, como todo problema del ser humano, porque todos queremos ser felices, y la felicidad, con una inyección de heroína o fumar cannabis, es la felicidad que encuentran, y esa es la adicción”.

                De los 60 centros que operan en Durango, siete no cuentan con aviso de funcionamiento, aunque están en vías de regularizar su situación; solo siete tienen el reconocimiento a nivel nacional por parte de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), es decir, que cuentan con todo lo necesario para operar y ofrecer un tratamiento de calidad, entre ellos Misión Korián.

                Desafortunadamente, subrayó, el gobierno no tiene la capacidad suficiente para hacerse cargo de este problema, por lo que la participación de los centros de rehabilitación es indispensable para ofrecer una mayor cobertura y así evitar problemas sociales, sobre todo, la mayoría de los centros se abren por personas que se rehabilitaron y ahora quieren ayudar a los demás.

                Lo que preocupa, comentó, son algunos centros clandestinos, que al ser descubiertos, de inmediato se cambian de domicilio y siguen con sus prácticas en otro lugar, por lo que pidió a la ciudadanía que al detectar alguno de este tipo, de inmediato se acerquen a las autoridades y lo denuncien, ya que al menos en la Coprised no se cuenta con la capacidad para andar calle por calle buscando estos sitios irregulares.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario