Disparos y muerte en EU, no solo el fin de semana; son una constante

El fin de semana que acaba de pasar estuvo cubierto por la tragedia, con diferentes tiroteos de una persona en contra de la población en diferentes puntos de Estados Unidos; pero esto no es un caso aislado, ni mucho menos esporádico, sino que ha sido una constante desde hace varios años y que últimamente han aumentado.

                En cuestión de minutos, tanto en El Paso, Texas, como en Dayton, Ohio, murieron 29 personas, además de quienes resultaron heridos. Lo ocurrido en Texas se considera el octavo tiroteo masivo más sangriento en la historia reciente de los Estados Unidos.

                De acuerdo a Gun Violence Archive, un sitio web que analiza estos casos, en lo que va de 2019 se han registrado 251 tiroteos, es decir, más de uno cada día, y en promedio hay más de tres heridos o muertos en cada uno. Más de 8 mil 700 personas han fallecido este año por algún incidente en el que hubo armas de fuego, además de que una cifra cercana a los 400 menores de 11 años han tenido algún incidente con armas de este tipo.

                De acuerdo a datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, en promedio se registran 22 mil suicidios cada año, usando una arma de fuego para consumarlo. En 1999 se registraron 28 mil 874 muertes por arma de fuego, cifra que se fue elevando hasta llegar a las 40 mil en 2017, uno de los años más sangrientos en la historia de ese país, con las masacres en un concierto en Las Vegas y otro tiroteo en una iglesia de Texas.

                Desde 1979 se comenzó a llevar la estadística, y cada año se ha visto un aumento en los casos de muertos. En 1999 se tenía un promedio de 10.3 personas fallecidas por arma de fuego, por cada 100 mil habitantes; para 2017 eran 12. Cabe aclarar que en cuanto a las estadísticas hay algunas confusiones, porque el FBI las clasifica como “asesinato masivo” cuando se ataca con arma de fuego y hay 3 o más personas muertas, mientras que Gun Violence Archive toma en cuenta los sucesos donde hay 3 o más personas heridas o que fallecieron.

                Desde hace años se ha señalado que el principal problema es el fácil acceso a las armas. En este sentido, Estados Unidos tiene el 4% de toda la población en el mundo, pero el 46% de las armas, lo que, de acuerdo a Small Arms, organización sin fines de lucro, alcanza un promedio de 120.5 armas por cada 100 habitantes, es decir, que varios tienen más de una arma en su poder.

                Al respecto todavía no se habla de una reforma en la política de armas, desde la Casa Blanca. En sus declaraciones en las primeras horas después de los ataques, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos manifestó: “Las enfermedades mentales y el odio aprietan el gatillo, no las armas”, además comentó: “Los republicanos y los demócratas deben unirse y lograr fuertes verificaciones de antecedentes [para comprar armas], quizás uniendo esta legislación con la tan desesperadamente necesaria reforma migratoria. Agregó: “Y (con) una voz, nuestro país debe condenar el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos. El odio deforma la mente, devasta el corazón y devora el alma”.

                Asimismo, pidió que se analice la posibilidad de que los autores de este tipo de ataques tengan que enfrentarse a la pena de muerte, aunque en varios estados no se contemple en las leyes. Además, pidió estar más pendientes de las redes sociales y los videojuegos en niños y jóvenes, para evitar que la violencia “se glorifique”.

                A través de Twitter, Hillary Clinton, excandidata presidencial por el Partido Demócrata, le respondió a Trump: “Las personas sufren enfermedades mentales en todos los demás países de la Tierra; la gente juega videojuegos en prácticamente todos los países del mundo. La diferencia son las armas”.

                Desde México también hubo reacciones, ya que en el tiroteo en El Paso, 7 mexicanos murieron y 7 más resultaron heridos, y no es la primera vez que alguien de esta nacionalidad resulta muerto o herido por el uso de armas de fuego, por lo que Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, manifestó en una rueda de prensa celebrada en la Ciudad de México, que se “explora” la posibilidad de emprender acciones legales en contra del Gobierno de los Estados Unidos, por lo sucedido, lo que calificó como “inaceptable”.

                A través de un video publicado en Twitter, Marcelo Ebrard subrayó: “México quisiera expresar su más profunda condena y rechazo a este acto bárbaro donde hombres y mujeres mexicanos inocentes fueron asesinados. Estamos indignados; no apoyamos la cultura del odio”, y aseguró que desde el gobierno mexicano se hará una investigación sobre la procedencia de las armas a los atacantes, e hizo el llamado urgente a que desde el vecino país se hagan reformas a su ley de venta de armas. Desde la presidencia de México, dijo, recibió la instrucción, primero, para proteger a las familias afectadas por los recientes ataques, y también para que, basados en el derecho internacional, busquen las medidas necesarias para exigir al gobierno estadounidense la protección de los ciudadanos mexicanos.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario