Continúan los abusos hacia las mujeres en zonas indígenas

Fotografía (Archivo Enlace magazine)

-Será difícil que cambien sus costumbres, por eso se debe trabajar con los niños.

DURANGO, DGO.-María Elena González Rivera, diputada local por el PAN, informó que la situación de abuso de todo tipo hacia las mujeres continúa en las zonas indígenas, porque es parte de los usos y costumbres, por lo que ahora el trabajo se debe enfocar en las nuevas generaciones, para que entiendan que aunque sea un comportamiento ancestral, no está bien.

                Desde ahora se debe comenzar, explicó la diputada, de lo contrario no se verá ningún cambio, porque en el caso de los adultos, las mujeres ya se han acostumbrado al maltrato, porque sus antepasados vivieron en las mismas condiciones y para ellas eso es lo normal, así que será muy complicado, dijo, que haya un cambio en la forma de pensar, así que el camino es la educación a los niños en estos temas.

                “A las mujeres ya se les hizo una costumbre que las estén violentando”, comentó, por lo que a los niños se les debe enseñar el respeto a ellos mismos y a las mujeres, desde la escuela, para lo que pidió la participación de los tres niveles de gobierno, porque se trata de una camino muy largo todavía, y si no se empieza desde este momento, los resultados seguirán retrasándose.

                A esto, hay que agregarle el tema de la pobreza, que se ha agudizado porque los apoyos dirigidos a las mujeres están desapareciendo o se encuentran detenidos, que son urgentes, sobre todo el de los comedores comunitarios que, aseguró, ya no están operando, y para muchos niños era su única fuente de alimento, ante la precaria situación económica de su familia.

                En cuanto infraestructura también hay un retraso, como el de la energía eléctrica, que no ha llegado, a pesar de que ya existían proyectos para ello, así como la generación de empleo, que no avanza, aunque en este tema, comentó, hay casos en que las personas de las comunidades indígenas se niegan, “y aquí en el albergue indígena se niegan a trabajar, porque ya se acostumbraron a que se les de ropa, comida y que a se les esté apoyando en todo”, por lo que se tienen que buscar esquemas diferentes para que se les puedan ofrecer trabajos que sí les sean atractivos.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario