Algunos ya están prometiendo regularización de ‘chocolatos’ pero todavía no es un hecho

-Están vendiendo formularios, pero no hay que dejarse engañar, dice Javier Reyes.

DURANGO, DGO.-Javier Reyes Ortiz, dirigente de la Organización Nacional de Ciudadanos Emprendedores (ONCE) hizo un llamado a la ciudadanía a que no se dejen engañar por algunas personas que están ofreciendo formularios para entrar a un supuesto proceso de regularización de autos de procedencia extranjera, pero esto todavía no se concreta.

                Estos formatos, comentó, se están vendiendo en varios lugares del país, así como pedimentos falsos y placas a vehículos que ni siquiera tienen documentos, por lo que Reyes Ortiz manifestó que no se debe pagar ni dejarse engañar, y pidió que esperen hasta que se formalice el decreto presidencial y se publique en el Diario Oficial de la Federación.

                Asimismo, subrayó que algunos candidatos han manejado este tema en sus propuestas, pero reprochó que esto se haga solamente durante las campañas, pues anteriormente nadie se ha preocupado por los ciudadanos que quieren regularizar su vehículo.

                El proceso avanza, afirmó, y sí se dará un decreto para regularizar, pero no todavía, así que habrá que esperar, pues el objetivo del gobierno federal, indicó, es que no haya intermediarios y adelantó que en esa nueva ley se permita que cada ciudadano pueda traer de uno a dos vehículos extranjeros por año, lo cual, afirmó, “no es competencia a la industria automotriz, ni somos causantes de sus afectaciones”.

                Sobre el proceso de registro que ha venido realizando el gobierno del estado, aseveró que se trata de un delito, ya que de acuerdo a la ley, ni los gobiernos municipales, estatales y federal tienen facultades para generar placas diferentes a las oficiales, y como es evidente, las oficiales son otras, e incluso, en esas placas para autos registrados tiene la frase de que no son un permiso para circular, por lo que prácticamente no sirven de nada, además de que se incurre en un delito al estarlas entregando.

Por Carlos Yescas Alvarado

Especial/Enlace magazine

Deja un comentario