El ser madre implica no solo proteger a la familia, sino a sí misma

Fotografía (Archivo Enlace magazine)

DURANGO, DGO.–No es que la violencia hacia la mujer haya aumentado, sino que hay más denuncias, señaló Laura Elena Estrada.

Desde los hogares, en escuelas, en el noviazgo a edades muy tempranas, acoso laboral, en las calles, en fin, las mujeres se tienen que enfrentar a un complicado entorno de violencia y machismo que siempre ha estado presente, pero que antes no se daba a conocer como ahora, que “lo privado se ha vuelto público”, manifestó Laura Elena Estrada Rodríguez, titular del Instituto Estatal de la Mujer, en el marco del Día de las Madres.

                Una de las características fundamentales de las madres es la protección y el cariño que le brindan a la familia en su conjunto, pero muchas veces se olvidan de ellas mismas, por lo que, subrayó Estrada Rodríguez, y manifestó, “el ser madre implica también la protección a sí mismas, a sus hijos, a su familia, y si ellas permiten la violencia en ellas mismas, o ellas, a su vez, ejercen violencia en sus hijos, hace que el Día de las Madres pueda pasar desapercibido”.

                En este sentido, destacó que no existe un aumento en la violencia hacia la mujer, sino que siempre ha existido, incluyendo el acoso y el hostigamiento en la calle y el trabajo, “lo que sí tiene un aumento es en la cultura de la denuncia, y todos los días estamos viendo notas de personas agresivas que están siendo detenidas y que las autoridades las llevan a los separos. Yo creo, y firmemente lo confirmo, que a través de los años, siempre ha existido la violencia, solo que lo privado se ha hecho público”.

                La expectativo, dijo, es que una vez que se hizo la denuncia, las mujeres no se retracten, pues, como se ha comentado en ocasiones anteriores, un buen número de mujeres que son víctimas de violencia retiran la denuncia por cualquier tipo de violencia, que está comenzando desde el noviazgo en secundarias y preparatorias, a través de querer controlar a la pareja, con gritos, empujones, jalones, celos, denostaciones, entre otras cosas, por lo que hizo el llamado a que no se dejen controlar, pues cuando avance el tiempo será peor, y si llegan a casarse no habrá ningún cambio, sino que esas actitudes de control y violencia van a persistir.

Deja un comentario