La inmigración por México

[responsivevoice_button rate=”1″ pitch=”1.2″ volume=”0.8″ voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escuchar”]

-Se invirtieron los papeles: ahora las autoridades migratorias mexicanas también son vistas con recelo por los activistas

La aprobación de la nueva Ley Nacional de Migración además de sentar un precedente dentro de la legislación mexicana también ha provocado reacciones encontradas por su contenido. En su proyecto inicial, la ley contemplaba en su artículo 26 otorgar facultades a la policía federal para que también ejerciera las funciones de agente migratorio, mismas que en la última revisión fueron derogadas. Al respecto, activistas comunitarios, representantes de diversas organizaciones de ambos lados de la frontera, y la Comisión de Derechos Humanos de México, se han manifestado en relación al tema.

 Sarahí Uribe, nacida en Washington, de padres mexicanos, miembro de la Red Nacional de Jornaleros, señaló que la situación que se vive en Arizona y México es similar, pues en ambos países los migrantes son perseguidos y son abusados sus derechos.

“Estoy en Arizona y la situación aquí es similar a la de México, los inmigrantes son perseguidos, abusados y procesados. La violencia es contra ellos”, dijo Uribe, “es tan grande que hay un terror alarmante con los niños pues el trauma de saber que sus padres quizás no regresen los pone a temblar de miedo”, explicó.

 Así mismo, agregó que en el caso de la policía mexicana, aunque no esté legislado, ejecutan una doble función al detener y ejercer el trabajo de migración, y eso dijo “provoca un abuso hacia nuestros hermanos inmigrantes”, concluyó Uribe.

 Margarita Álvarez, guatemalteca, presidenta de Voces Unidas por los Inmigrantes, señaló que la actual legislación mexicana avala el comportamiento de las autoridades para continuar con el abuso hacia los migrantes. “El presidente Felipe Calderón pide al gobierno americano el no abusar de sus compatriotas y una igualdad de derechos mientras que está dejando que su gobierno distorsione la seguridad de su país”, dijo Álvarez.

José Jiménez, ex presidente de la Unión de Jornaleros en Garland Texas, opinó que en un principio la nueva ley podría haber traído consecuencias a los migrantes, pero por el contrario, ésta va a contribuir en su protección.

“El hecho de que la ley no contemple la deportación para los migrantes significa el paso libre de ellos por México y eso es de mucha ayuda”, expresó.

En relación a si esta ley podría o no ser similar a la SB 1070 Jiménez señaló que las condiciones de ambos países son diferentes pero con un mismo problema aunque señaló que en los EU las leyes son más drásticas. “Aquí te rastrean, te persiguen y te detienen, violan tus derechos, en México no es así”, puntualizó Jiménez.

Al Sur de México, Alejandro Solalinde, sacerdote del Albergue “Hermanos del Camino” en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, y quien participara dentro del debate para la aprobación de esta ley, dijo que este ordenamiento legal viene a marcar un hecho histórico.

“Esta ley quita toda discriminación y xenofobia y nos da como personas un respeto al derecho de migrar, pero también pone a México en una nueva situación pues al rechazar Estados Unidos a los inmigrantes, México tendrá la obligación de darles un regreso asistido y con respeto a todas sus garantías como personas”, dijo Solalinde.

Agregó que antes de esta ley, México no tenía cara ni autoridad para demandar un trato recíproco hacia sus connacionales. “México tenía una incongruencia total y una falta de moral y que y con esto le acaba de dar a los hermanos de Centroamérica lo que seguramente les pedirán a los mexicanos en el norte. Dijo además que de esta manera también México se ha ganado el lugar de hermano mayor, “el inmigrante podrá llegar a los EU por la puerta y no por la ventana sin una forma clandestina”, puntualizó Solalinde.

El sacerdote señaló además que en ello también se demanda la participación de las instituciones que tiene que ver con la obligación y el deber moral de preparar a ese nuevo personal. Entre ellas dijo está la Comisión Nacional de Derechos Humanos las jefaturas de todas los niveles de Gobierno, la Secretaría de Educación Pública y la Iglesia Católica. “Esta última”, dijo Solalinde, “está obligada a ser parte de este cambio, sin embargo señaló que aún no está preparada para responder adecuadamente a las necesidades de los migrantes”.

Elvira Arellano, activista de la Caravana ´Paso a Paso por la Paz´, dijo que esta nueva ley dijo que era un avance que la derogación del artículo 26 que daba facultades a policía para que ejerciera el papel de agente migratorio es ya un avance considerable en la lucha por los derechos de los migrantes.

“Los migrantes están cautelosos de esta aprobación, ahora sólo esperamos que sea revisada y en su caso promulgada” y agregó, “las autoridades saben que no tienen credibilidad, es por ello que tiene que recuperar esa confianza perdida”.

La activista dijo además que “con esta ley, México puede mostrar que es un país muy humano, generoso, solidario y sobretodo que respeta los Derechos Humanos”.

Felipe de Jesús Garza González, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado dijo se deben de dar a conocer a los funcionarios los Derechos Humanos que se deben de estar protegiendo porque a veces, en aras del cumplimiento de su función agraden los derechos esenciales de las personas. “Siento que se violentan a veces sus derechos, creo que esto tiene que trabajarse en conjunto en los 3 niveles de gobierno y en ello también tiene que ver el municipio” dijo Garza González.

El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Durango, el Dr. Carlos García Carranza no estuvo disponible para comentarios. Alejandro Arellano, presidente de la Comisión de Derechos Humanos Municipal dijo que la ley es efectiva y positiva. “Aquí lo que hemos visto es que desgraciadamente la misma CNDH sólo se queda en recomendaciones y no sabemos si las instituciones las cumplan, en el caso del municipio y como punto de acuerdo solicitaremos se envíe al Congreso estatal para que en Durango se le otorgue la facultad de sancionar”, dijo Arellano.

 En Durango, María Rebeca García Corral, delegada del Instituto Nacional de Migración,(INM), no emitió comentario alguno al respecto.

Por Ángel Peimberth

enlacemagazine@hotmail.com

Deja un comentario